La mitad de los CIO de España ve las redes sociales como una amenaza
21/02/2012
El 55% de los profesionales de TI en España opina que el uso de los social media por los empleados supone un importante riesgo para la empresa, porcentaje ligeramente inferior a la media europea.

Fuente: www.computing.com  Fecha:  21.02.2012

Según los datos de las encuesta Global IT Security Risks Study de Kaspersky Lab, el 55% de los profesionales de TI en España ven riesgos importantes para la empresa en los social media por el peligro de exponer datos sensibles de la organización.

Las redes sociales no dejan de ganar adeptos. Son millones de usuarios los que cada día visitan su perfil para cambiar su estado, charlar con algún conocido o espiar a la persona amada. Cualquier dispositivo vale, el PC, el smartphone o la tableta de última generación. Sin embargo, hay algunos ámbitos donde estas redes comienzan a verse como una amenaza. El trabajo es uno de ellos. Preocupa la seguridad y los datos que pueden revelarse consciente o inconscientemente, además del tiempo perdido en estas visitas a lo largo de la jornada laboral.
 
Según los datos de las encuesta Global IT Security Risks Study de Kaspersky Lab, las empresas españolas se muestran claramente reacias a que sus trabajadores accedan a Facebook, Twitter, Linkedin o Google+, entre otras. El acceso a estos servicios desde los dispositivos de las compañías pueden derivar en ataques y pérdida de información.
 
El 55% de los profesionales de TI en España opina que el uso de los social media por los empleados supone un importante riesgo para la empresa, porcentaje ligeramente inferior a la media europea. En países como Alemania, Reino Unido, Francia, España, Italia, Estados Unidos y Japón, el porcentaje se sitúa en torno al 56%. En los mercados emergentes, como Brasil, China, India y Rusia, sube hasta un 59%.
 
Por ello, un 76% de las empresas españolas admite que ha prohibido o restringido de alguna manera el acceso a a estas aplicaciones desde los equipos de la organización. Y es que las empresas deben tomar medidas y ajustar las políticas de seguridad a cada departamento laboral, teniendo en cuenta la sensibilidad de los datos que manejan y el riesgo que supondría un ciberataque.