"prohibir las redes sociales en la empresa es una tontería"
14/08/2014
La presidenta de la Asociación Española de Economía Digital, Elena Gómez del Pozuelo, asegura a ABC que el comercio electrónico es un boom imparable, que para la transformación digital se requieren de medidas legislativas acordes a la nueva era y que hay poco fraude en las compras por internet

Fuente:  www.abc.es

J.M.SÁNCHEZ / MADRID Día 10/08/2014 - 01.01hLa presidenta de la Asociación Española de Economía Digital, Elena Gómez del Pozuelo, asegura a ABC que el comercio electrónico es un boom imparable, que para la transformación digital se requieren de medidas legislativas acordes a la nueva era y que hay poco fraude en las compras por internet

ABC.Elena Gómez del Pozuelo, presidenta de Adigital El comercio electrónico continúa su acelerón en España, donde dos de cada tres pymes recientes han decidido apostar por plataformas en internet de diverso pelaje, aunque la mitad de los españoles nunca ha comprado a través de este tipo de herramientas. Los gastos de envío y la problemática de un posible fraude echan el freno a su popularización.

Pero el camino hacia el futuro sigue siendo lento, a pesar que el ritmo de venta llegue al 20% anual. El 70% de las empresas aún no tienen ni página web. Con el reto convertir a España en un «país referente en el ámbito de transformación digital», la Asociación Española de Economía Digital (Adigital), que agrupa a más de quinientas firmas, aspira a que en los dos próximos años el 30% de estas vendan sus productos a través de internet.

«Eso se consigue con un entorno legislativo que esté claro», explica Elena Gómez del Pozuelo, reelegida presidenta de Adigital, en declaraciones al diario ABC. Precisamente, uno de los pilares de esa transformación digital se encuentra en una legislación favorable para los emprendedores y empresas ya existentes que permita desarrollar estrategias adecuadas para conquistar al consumidor.

Otros de los pilares que Gómez del Pozuelo perfila como importantes de cara a un crecimiento mayor en el «ecommerce» se halla en la formación de la propia empresa. A su juicio, desde el máximo responsable hasta la secretaria deben tener «habilidades digitales», si no «no pueden entender la nueva era» en la que vivimos. Por esta razón, cree que «prohibir las redes sociales, por ejemplo, es una tontería».

«El mercado es uno, global, y las empresas no pueden ir por detrás de la sociedad. Hay que hacer mucha formación, también, para que puedan conversar con los clientes», señala. otro pilar es la legislación vigente en relación a protección de datos. «El total de las multas impuestas en España por la agencia de Protección de Datos es más del doble de la suma de todas las multas en otros países europeos, una barbaridad. La agencia complica la ley», critica. Otros de los retos es ganarse la confianza de los consumidores españoles, favorecer al emprendimiento y establecer una infraestructuras adecuadas para mejorar las comunicaciones y conexiones más rápidas.

Sin embargo, hay quienes consideran que el comercio electrónico perjudica al tradicional. «Hay comercios minoristas que salen perjudicados por determinado comercio online. Por ejemplo, Amazon es capaz de comprar los productos mucho más baratos y ofrecerlos en su web a unos precios que nunca van a poder alcanzar los minoristas, pero para el que quiere ser solo online los minoristas tienen un arma que no lo tiene el ecommerce: la cercanía y confianza con los clientes. La mayoría del comercio físico no está preparado para lanzarse al mundo digital», subraya.

Con todo, el «ecommerce» sigue creciendo a pesar de que existe una sensación general de escasa penetración entre los usuarios de mayor edad. «Son muy desconfiados de internet, pero cuando hacen por ejemplo una compra por internet y ven que les resulta más barata que en las tiendas es cuando se dan cuenta que no pasa nada malo, y repiten. Lo viajes, que salen más baratos por internet, ya se se van dando cuenta gracias a las ofertas. Empiezan porque sus hijos les animan, pero al final acaban comprando», cree.

Una mala experiencia en compra digital puede hacer que la gente no vuelva a comprar, pero, ¿cómo se lucha contra eso? «Puede provocar que tenga mucho más cuidado en las siguientes compras, pero no que deje de comprar. El ecommerce es un boom. Es seguro comprar por internet, hay poco fraude en el comercio electrónico comparado con el que hay en el comercio normal, lo que pasa es que cuando pasa un caso suena mucho».