Las redes sociales contribuyen a prevenir el estrés y la depresión y atenúan los efectos psicológicos del cáncer
14/12/2012
Aunque todavía son limitados los estudios relativos al papel de la web 2.0 en la salud de los ciudadanos, se está observando que las redes sociales contribuyen a que las personas estén más informadas y preparadas para interactuar, y también se asegura que compartir experiencias en estas plataformas tiene un efecto positivo en la salud

Fuente:   http://www.rrhhpress.com

Así se ha puesto de manifiesto con motivo de la celebración esta semana del VI Foro Diálogos Pfizer ‘Asociaciones de Pacientes 2.0’, organizado por la multinacional biomédica Pfizer.

En el mismo sentido, según ha destacado Pfizer, existe algún estudio que muestra, por ejemplo, que las comunidades online pueden contribuir a la prevención de la depresión, del estrés o minimizar los efectos psicológicos asociados a padecer cáncer.

Durante este foro se han presentado los datos de un estudio promovido por Pfizer sobre redes sociales y salud, en el que han participado 72 asociaciones de pacientes, que revela que el 80% de los internautas busca información sobre temas de salud en Internet, pero, a diferencia de lo que sucede en otros sectores, se percibe todavía cierto desconocimiento sobre webs de referencia en esta materia en lengua española.

Las páginas de autoridades sanitarias, médicos, farmacéuticos, enfermeras y asociaciones de pacientes no se suelen consultar directamente, aunque sean de calidad, y los internautas suelen recurrir a un motor de búsqueda cuando quieren satisfacer sus dudas. Todo ello pese a que cada vez más profesionales de la salud están presentes en las redes sociales y demandan su sitio.

De acuerdo con este sondeo, el 100% de las asociaciones encuestadas está en la web 2.0 y casi la mitad mantiene un blog en activo y/o cuenta con canales en redes sociales, siendo Facebook y Twitter las más utilizadas. Estos colectivos tienen claro que las redes sociales les pueden ayudar a lograr una mayor comunicación con el paciente y más cercanía con los ciudadanos.

No obstante, como ha apuntado el sondeo, existen numerosas barreras que están limitando la presencia y la mayor participación de las asociaciones. Entre ellas, destaca la falta de personal, el desconocimiento sobre el entorno de la web 2.0 y la carencia de tiempo.

Por otro lado, esta encuesta ha mostrado también cómo el mapa virtual de las asociaciones se está fragmentando. Así, la mitad de los encuestados opina que las comunidades online específicas para pacientes son interesantes, pero solo una de cada cuatro participa en alguna. Una situación que también se reproduce sobre las aplicaciones para móviles en salud. El 70% las considera muy útiles. No obstante, solo el 25% conoce a personas de su entorno que las estén utilizado de forma habitual.