Redes sociales corporativas: ¿pueden elevar la productividad?
07/02/2014
Las redes sociales, esencialmente recreativas y ligadas al ocio, están siendo adaptadas para su uso corporativo a través de la implementación de las Redes Sociales Corporativas, las que están llamadas a mejorar la colaboración y elevar la productividad.

 Fuente:  http://tecno.americaeconomia.com

Ya no cabe duda alguna: las redes sociales y su creciente ecosistema de tecnologías, están cambiado el modo de cómo interactuamos con los demás en el mundo digital. Sin embargo, estas tecnologías sociales, esencialmente recreativas y ligadas al ocio, están hace algún tiempo siendo adaptadas para su uso corporativo a través de la implementación de software sociales concebidos para insertar a los trabajadores en una dinámica social enfocada en la productividad de la compañía. Nos referimos a las Redes Sociales Corporativas (ESN, por sus siglas en inglés).

No estamos hablamos de incentivar a los empleados a que utilicen sus cuentas en Facebook, armen grupos y compartan información; tampoco que en Twitter, mediante un hashtag determinado se inicie una conversación laboral. Por el contrario, los ESN se basan en plataformas de software diseñados especialmente para el ámbito corporativo, pero con una interfaz amigable, intuitiva y muy similar (en apariencia) a Facebook.

"Este tipo de tecnologias han venido emergiendo basadas en el éxito de las redes sociales de consumo, como Facebook", dice César Longa, gerente de Investigación en Software para Latinoamérica de la consultora IDC. "Las mismas plataformas empresariales se han basado no solamente en el look de las interfaces, sino en la interacción y el concepto de las mismas redes sociales que todos conocemos y utilizamos”.

Uno de los aspectos fundamentales de las redes sociales es generar interacciones a partir del contenido compartido. De igual forma, las empresas están aprovechando estas estas herramientas para que la información que se maneja al interior de la compañía pueda ser distribuída y compartida por estas nuevas plataformas de manera más rápida y simple en un contexto familiar respecto a la interfaz.

Adrián Calabuig, director de ventas de Succes Factors (una empresa SAP), explica que la red social, “ha evolucionado al mundo comercial o de colaboración con los procesos de la empresa; y por ende, es vital la integración de esta solución con las soluciones de software como el ERP o CRM”.

A mayor colaboración, mayor productividad

 

Una de las consecuencias de implantar un ESN en la empresa es que “no solo se diferencian en ir más allá de estructurar trabajo, planificar recursos y hacer seguimiento de tareas, sino en generar sinergias y vínculos entre los empleados”, señala Roberto Ricossa, VP de Marketing y Ventas de Avaya Américas. Un factor fundamental para impulsar la colaboración, proactividad y eficiencia entre los trabajadores.

“Tienes un Excel y algunos inconvenientes para cambiarla, por lo que la pongo en la red, preguntando si alguien lo puede arreglar. Tal vez un compañero de otra área de la empresa diga 'yo ya hice ese trabajo, te comparto mi archivo'", dice a modo de ejemplo, César Longa. "Entonces, facilitas la colaboración, comunicaicóin y el ahorro de costo”.

Además del factor colaborativo derivado del uso de estas plataformas, se pueden obtener beneficios mucho más concretos en pos de agilizar y mejorar los procesos internos en la empresa. Roberto Ricossa cita al McKinsey Global Institute al señalar que "si las compañías implementan profundamente tecnologías sociales, en ciertas sectores se puede llegar a aumentar la productividad entre el 20% y el 25%, gracias a la interacción de los trabajadores". El representante de Avaya agrega que, “para las empresas que tienen empleados en diferentes sucursales, oficinas, países y hasta en sus hogares, estas herramientas ayudan a su vinculación”.

De hecho, según un estudio de la consultora laboral ManPower, la tendencia es paulatinamente eliminar las distinciones entre el uso laboral y personal de las plataformas de social media, con lo que se redefinirá el propio sentido del trabajo.

De igual forma, Adrián Calabuig explica que hoy en día “las expectativas de los empleados se están formando en base a sus experiencias 'en-línea', es por esto que los empleados exigirán cada vez más que el lugar de empleo sea lo más parecido a internet, es decir, abierto, flexible y colaborativo".

César Longa, en tanto, avala los usos prácticos que tienen estas herramientas como pudiera suceder con “los procesos de venta, donde toda la plataforma, más allá de registrarlo o hacer ingresos de ventas, cotizaciones, etc. también permite la interacicón entre vendedores en la empresa para facilitar el momento de realizar este proceso”. Igualmente, los usos en áreas de recursos humanos son permanentes y constantes para controlar y gestionar las distintas actividades.

Un ejemplo de estas plataformas es la brindada por SAP SuccesFactors a través de Jam. Esta herramienta conecta a clientes, partners de negocio y empleados con información, aplicaciones y procesos para generar resultados dentro de la empresa- dentro de la red social del cliente o mientras se está conectado de forma móvil. Además, Jam es ideal para cuando se deben notificar nuevas tareas, surgen trabajos en equipo de última hora, coordinar comunicaciones y monitorear las discusiones. Incluso premia el buen desempeño, a através de aplicaciones de 'Ludificación'.

Proveedores

No obstante, las opciones y ofertas para incorporar estas plataformas en las empresas son múltiples y variadas. Para el analista de IDC, actualmente son al menos 50 o 60 proveedores en el mercado los que ofrecen este tipo de soluciones. "Destaca el caso de SAS Institute, que implementó la solución Socialcast y hoy en día tiene más del 70% de la fuerza laboral tomando uso de los beneficios en procesos de mensajería instantánea, búsqueda y descubrimiento de documentos, así como las comunicaciones ejecutivo-empleado”, dice Longa.

Ricossa ratifica que existen varios proveedores, indicando que "algunos apuntan más a la productividad en sí, otros a la comunicación. Para determinar cuál puede ser la más apropiada habrá que investigar, preguntar a colegas y, por qué no, contratar a un consultor. Finalmente prueba y error”.

El futuro de estas redes luce auspicioso. Los analistas coinciden en que aún tienen margen para seguir creciendo y expandiéndose en las empresas. Además las respalda el factor generacional, pues progresivamente más gente joven se irá sumando a la fuerza laboral, una población que es más cercana y abierta a la implementación y uso de estas plataformas, y que se familiarizará (en teoría) de mejor manera con la interacción laboral y con la colaboración entre pares, superiores y subalternos.