Las redes sociales ofrecen infinitas posibilidades de colaboración, “y no importa que no nos veamos las caras”
02/03/2012
Si días atrás era un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid el que aseguraba que las redes sociales fortalecían las relaciones interpersonales en el ámbito offline, jugando un papel complementario y convirtiéndose en un canal de comunicación alternativo, ahora es la psicóloga social y docente de los Estudios de Ciencias de la Información y la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Dolors Reig, la que afirma que “Internet nos hace más sociales, aunque, a priori, esto pueda parecer contradictorio, y nos ofrece la oportunidad de progresar hacia un mundo en el que los ciudadanos tengan el protagonismo que están demandando ya”.

Fuente:  http://www.rrhhpress.com  Fecha: 2.3.2012

Según Reig, las redes sociales “nos devuelven a los espacios públicos como formas renovadas de obtener información”. Para esta experta, “la información estuvo ya hace muchos años en las plazas o los mercados, los lugares de lo público. Después, los medios de comunicación de masas cambiaron el carácter interactivo y social de la información”, y ahora le toca el turno a los social media.

Dolors Reig afirma que “las redes sociales suben a aquellas fuentes fiables de información y echan por tierra aquellas que no generan información fiable. Cambian algunas cosas, como que en las redes sociales, a diferencia de en las ágoras tradicionales, la confianza hay que demostrarla, lo que da lugar a hábitos de mayor autenticidad y transparencia”.

Privacidad y redes sociales

El concepto de privacidad también se ve afectado por la irrupción de las redes sociales como forma de interrelación personal. Según Reig, “la privacidad ha sido superada por la necesidad de estar informados y conectados de forma permanente. Las nuevas generaciones no ven ningún peligro en ofrecer todo tipo de datos y de información para ser compartida por otros en la red. Ya no es necesario poseer la información; basta con usarla, con poder hacer uso de un servicio”.

Reig pone el énfasis también en el concepto de cooperación, uno de los elementos más importantes en la evolución de la humanidad. “Las posibilidades de cooperación que ofrecen las redes sociales son infinitas, y no tiene ninguna importancia que no nos veamos las caras para poder colaborar en proyectos que sean de nuestro interés”.

Esta experta en psicología social habla de “neorelaciones” en las redes sociales, donde “se tiende a una disolución de categorías y a una interrelación total, donde es importante dejarse desbordar por los diferentes matices sociales y evitar las etiquetas”.

Animales sociales

Que somos animales sociales lo demuestran las nuevas investigaciones en neuroimagen, que ayudan a conocer mejor el cerebro y confirman nuestra inclinación a cualquier tipo de socialización: la existencia de las neuronas espejo, investigaciones que muestran la correlación entre el tamaño de determinadas zonas del cerebro y la complejidad y el tamaño de nuestro grafo social.

La gestión de conocimiento social, el trabajo colectivo, la red están haciendo realidad algunas viejas utopías que ya apuntaban a que trabajamos y aprendemos mejor en grupo. “Vivimos épocas de cambio hacia sociedades, sistemas políticos más participativos”. La colaboración también nos llevará hacia una sociedad 2.0 que necesita reinventarse a través de cosas como el consumo colaborativo, afirma Reig.