El uso de redes sociales en el trabajo, entre la libertad de los empleados y la seguridad de la empresa
16/07/2013
Favorecer un entorno colaborativo dentro de la empresa y elaborar una política de uso para los empleados son las dos principales claves de éxito en la implantación de las herramientas 2.0 en las organizaciones, según se ha puesto de manifiesto en la jornada ‘Redes Sociales. El Poder de la Conectividad’, organizada por ManpowerGroup y Aedipe Cataluña.

Fuente:  www.rrhhpress.com

El objetivo de dicha sesión fue dar respuestas a los profesionales de Recursos Humanos ante la inevitable necesidad de las organizaciones de adoptar el entorno 2.0, tanto en su modelo interno de organización del trabajo como en sus relaciones externas con todos sus stakeholders.

El presidente de Aedipe Cataluña, Ricard Alfaro, fue el encargado de abrir la jornada y establecer el marco de discusión. Según Alfaro, la mayor dificultad para los profesionales de RRHH en este ámbito está en “encontrar el equilibrio entre la demanda de libertad de los empleados para el uso del entorno 2.0 y la demanda de la dirección en seguridad. El reto de los responsables de personas es buscar este equilibrio inestable”.

Montse Moliner, Directora de Comunicación y Responsabilidad Corporativa de ManpowerGroup y moderadora de la sesión, propuso establecer un marco de actuación a seguir por toda la organización y formar a las personas básicamente en tres ejes: el uso responsable, el uso razonable y la delimitación de este marco entre lo profesional y lo personal, para que el uso sea eficaz y productivo para la persona y para la compañía.

En conclusión, Moliner instó a los asistentes a abordar el tema como una oportunidad dentro de la organización para “ganar en productividad y competitividad, con efecto multiplicador en los objetivos”.

Regular el uso de las redes sociales

Dentro de la vertiente jurídica y de relaciones laborales, Mireia Sabaté, Socia del departamento laboral de Baker & Mckenzie, también destacó la necesidad de crear un marco regulatorio dentro de la organización como “aspecto clave para que la implantación del entorno 2.0 tenga las máximas garantías. Ante el vacío legal, la única herramienta para las empresas es elaborar una política empresarial que marque las pautas de uso de las tecnologías por parte de los empleados”.

Según Sabaté, el conflicto más habitual suele encontrarse en el límite entre dos derechos fundamentales: la libertad de expresión y el derecho al honor y la propia imagen. Por ello, “esta política de uso debe marcar lo permitido y lo prohibido, ponderando los dos derechos sin ser abusiva para ninguna de las partes”, concluyó la socia de Baker &Mckenzie.

Por su parte, Vicente Garnero, Socio-Director de Dosierh, aconsejó establecer la estrategia e implementación de las redes sociales en las compañías en base a tres ejes principales. El primero de ellos es aprovechar las redes para crear un entorno colaborativo adaptado a las necesidades de los diferentes roles o áreas dentro de la organización, con un alto grado de accesibilidad y personalización y vinculado a objetivos de negocio y desarrollo profesional. En relación con este primer eje, Garnero destacó precisamente el desarrollo profesional como el segundo punto básico, “clave para la implicación de los trabajadores y excelente herramienta para compartir conocimiento”.

Por último, Garnero insistió en plantear el uso de las redes como apoyo a la estrategia de marketing online de la compañía.

Eva García Soriano, Coordinadora de Redes Sociales de DKV Seguros, compartió el caso de éxito de la compañía aseguradora en su implantación de las redes sociales como herramienta de diálogo con sus grupos de interés.

Dentro de toda su estrategia, destacó la creación de un equipo multidisciplinar implicado en el proyecto, la elaboración de guías y normativas de uso para los diferentes roles dentro de la organización y la constitución de un grupo de “embajadores que colaboran activamente en dinamizar nuestras redes, a la vez que incrementa la motivación y genera sentimiento y orgullo de pertenencia”.