inicio
Regístrate al boletín      Mapa del sitio Twitter Facebook Linkedin RSS
02/03/2017
La salud inteligente se convertirá en un mercado de 1.565 billones de dólares para el año 2020, del cual solamente el segmento de la salud de máquina a máquina (M2M) generará 89.000 millones de dólares el año que viene.

Ampliar las sinergias entre la innovación digital y las prácticas terapéuticas está transformando la asistencia sanitaria. Conceptos como Internet de las Cosas, cloud, Big Data, bioimpresión o realidad virtual están cambiando el sector y evolucionándolo hacia la e-salud. Tanto es así que, según un estudio que acaba de presentar el equipo de TechVision de la consultora Frost & Sullivan, la asistencia sanitaria inteligente representará el 14,6% del concepto de smart city; y se convertirá en un mercado de 1.565 billones de dólares en 2020, del cual solamente el segmento de la salud de máquina a máquina (M2M) generará 89.000 millones de dólares el año que viene.

 “La salud inteligente representa un enfoque más universal de la atención sanitaria que incorpora tecnologías de vanguardia para hacer frente a la gestión de los datos y su utilización”, explica Cecilia Van Cauwenberghe, analista de investigación de la compañía. Según ella, en este entorno, “las comunicaciones están integradas en una única infraestructura consolidada, lo que permite a las comunidades y a los individuos disponer de las herramientas y conocimientos necesarios para tomar decisiones más informadas”.

Por otro lado, el informe también examina los principales impulsores del mercado para la atención sanitaria inteligente, así como su capacidad para tomar decisiones basadas en datos, innovaciones en el cuidado de la salud, movilidad inteligente y empoderamiento del paciente. En concreto, el estudio confirma que la competencia se intensificará en cuanto las grandes marcas, como Apple, GE Healthcare, Google, Qualcomm, Honeywell, IBM, Samsung e Intel, intenten aumentar su cuota de mercado.

Ahora bien, para que todo esto se cumpla y llegar a un sistema de atención sanitaria inteligente, según Frost & Sullivan, es preciso superar algunos desafíos. En primer lugar, es necesaria la integración de dispositivos y la interoperabilidad de datos. Y es que, aunque hay un amplio espectro de dispositivos inteligentes, muchos de ellos carecen de la característica de interconexión e intercambio de información a través de una red.

Por otro lado, es importante impulsar el control centralizado, porque la naturaleza fragmentada de la infraestructura de red existente conduce a la distribución de datos de salud del paciente a través de diferentes repositorios. Así pues, sin un marco centralizado, resulta difícil integrar los datos, con el fin de desarrollar un conocimiento profundo de la condición de salud de un paciente.

Y finalmente, a esto se une unos altos costes de adopción. Desplegar una arquitectura de red centralizada y un sistema de información dedicado que recoja datos de dispositivos de forma transparente y mejore la comodidad de los usuarios al acceder a grandes conjuntos de datos sigue representando un gran desembolso para las pequeñas y medianas organizaciones sanitarias

Fuente: http://www.ituser.es




2017
Todos los derechos reservados

© Gestor de contenidos HagaClic