El macro-hospital consumirá tanta agua como un municipio de 10.000 habitantes
21/04/2009
El nuevo Hospital General Universitario de Toledo, que se está contruyendo al noroeste de la ciudad en el barrio de Santa María de Benquerencia, estará terminado en el año 2012 y será «el mejor hospital de toda Europa», según anunció ayer el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda

Fuente: www.abc.es   Fecha: 21.04.2009

Durante una visita a las obras, Barreda -que estuvo acompañado por el alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page, el consejero de Salud, Fernando Lamata y una nutrida representación de personal técnico-, destacó la «envergadura descomunal» de las mismas por el bosque de grúas existente y el volumen de tierra que ha habido que mover, un millón de metros cúbicos. Además, dijo Barreda, será un centro de «referencia nacional» porque dispondrá de las más avanzadas técnicas diagnósticas, terapeúticas y asistenciales.
500 trabajadores
En este momento hay más de 500 personas trabajando y en las próximas fechas podrían llegar a 1.000 los empleados en la construcción de esta infraestructura sanitaria de 10 edificios, en la que se invertirán 300 millones de euros. «No ha habido nunguna obra en toda la historia de Castilla-La Mancha que haya costado tanto como este nuevo hospital, una obra de arquitectura e ingeniería espectacular que está llamando la atención en todo el mundo», agregó muy orgulloso el presidente regional.
José María Barreda ofreció otros datos interesantes respecto al proyecto. Sólo con la cerámica que se va a utilizar en la tabiquería del edificio se dará trabajo a dos empresas de cerámica y ladrillo de La Sagra que van a producir sólo para el hospital y que tienen garantizada su actividad durante toda la obra.
Además, hay algunas dimensiones del proyecto que dan idea de que el hospital va a consumir tanta agua como un pueblo de 10.000 habitantes y tanta energía eléctrica como un núcleo de población de más de 20.000, matizó el jefe del Ejecutivo castellano-manchego.
La superficie construida será la equivalente a 37 campos de fútbol, dispondrá de cerca de 800 habitaciones, 36 quirófanos, más de 200 salas de consultas y el equipamiento tecnológico más avanzado. Será un gran centro sanitario tanto por sus dimensiones (1,1 kilómetro de largo y 364.000 metros cuadrados construidos) como por los servicios y tecnología que albergará en su interior.
Ofrecerá 18 especialidades de tipo médico, 12 quirúrgicas, 12 unidades especiales, áreas específicas de Pediatría y de Obstetricia y Ginecología. El equipamiento tecnológico estará compuesto, entre otros, por radioterapia, salas de Resonancia Nuclear Magnética, TAC y PET-TAC, salas de radiología convencional, ecógrafos y mamógrafos. Se calcula que cerca de 4.000 personas trabajarán en el centro.
Se concibe como un centro integral, en el que existirá una guardería para el cuidado de los hijos de los trabajadores y un hotel de pacientes, donde se alojarán aquellas personas que no quieran desplazarse a sus municipios de origen si las pruebas se alargan durante varios días.
Los arquitectos de la obra son Antonio Sánchez-Horneros, Emilio Sánchez Horneros y Álvaro Siza Vieira. Sobre un edificio predominantemente horizontal, resaltan dos volúmenes, el hotel de pacientes y el edificio cilíndrico de los Laboratorios.
La solución arquitectónica propuesta pretende que el edificio agrupe alrededor del paciente todas las actividades de diagnóstico y tratamiento; lograr un medio ambiente amplio, con luz natural, color y vegetación; permitir futuras ampliaciones; dar prioridad a comunicaciones horizontales para la relación intersectorial y reducir al mínimo las interferencias entre circulaciones de visitas a pacientes y las actividades hospitalarias.