Los gastos en seguridad de la información crecerán un 8% en 2014
27/08/2014
Son previsiones de Gartner correspondientes a las ventas de este tipo de soluciones en todo el mundo. La consultora cree, además, que este ritmo de avance se repetirá en 2015

Fuente:  www.computng.com

El negocio de la seguridad informática es uno de los que mejor están capeando la crisis dentro del sector tecnológico. Y parece que va a seguir siendo así. Según un informe de Gartner, el gasto en sistemas de seguridad de la información alcanzará los 71.100 millones de dólares en 2014 en todo el mundo, un 7,9% más que el año anterior. Asimismo, en 2015 este gasto volverá a crecer (un 8,2%), hasta alcanzar los 76.900 millones de dólares.

 

Por segmentos, destaca el crecimiento del 18,9% para data loss prevention(DLP o prevención ante pérdidas de datos), lo que contrasta con un cierto estancamiento en las ventas de soluciones para el PC (end-point). También espera Gartner que se impongan tecnologías como la gestión de dispositivos móviles o la seguridad del archivado.

 

La suma del cloud, la movilidad o las redes sociales explican estos aumentos de la demanda de sistemas de seguridad. En Gartner destacan que la tendencia estrella en 2013 fue la "democratización" de las amenazas, debida sobre todo a la facilidad con que los ciberdelincuentes pudieron acceder a software maligno y a infraestructura para ponerlo en las redes.

 

Gartner prevé que en 2015 un 10% de todas las funcionalidades de seguridad para las empresas tendrán su origen en la nube. Como resultado, el mercado se está transformando y recogiendo una bajada de precios por la competencia de estos servicios web.

 

Asimismo, la presión regulatoria, que ha tirado de la demanda de soluciones de seguridad en Estados Unidos en los últimos años, se trasladará a Europa occidental y a la zona de Asia-Pacífico a partir de 2014. Así, la Australian Privacy Act podría tirar del mercado en los antípodas durante este año. Además, Europa está pendiente de la aprobación de la directiva sobre la protección de datos que regulará cuestiones como la interoperabilidad de servicios y el derecho al olvido.