inicio
Regístrate al boletín      Mapa del sitio Twitter Facebook Linkedin RSS
24/02/2017
Así se recoge en el mapa de tendencias de este sector publicado por INCIBE, que también indica la continuidad de ataques basados en malware y una inversión al alza en ciberseguridad por parte de las empresas.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha hecho público el mapa de tendencias en ciberseguridad para este año. Este documento establece como oportunidades de negocio empresarial la ciberseguridad en sistemas de control industrial o la protección de redes industriales inteligentes y de redes de distribución eléctrica inteligente (smart grids); así como la protección de coches inteligentes, de sistemas de comunicación satelital y de vehículos aéreos no tripulados (drones). Paralelamente, también habrá otras oportunidades que irán asociadas a la detección de fraude en banca y seguros, la gestión de información de eventos de seguridad o la seguridad en servicios FinTech.

En el ámbito de la sanidad y farmacia, las oportunidades estarán vinculadas a la protección de dispositivos médicos conectados, el cifrado para la investigación médica y farmacéutica o el almacenamiento seguro y ubicuo de datos médicos. Otro sector destacado en el mapa es el de la cibereducación (formación a través de software educativo) y los laboratorios de ciberseguridad para combatir riesgos y prevenir vulnerabilidades con el objetivo de que empresas, ciudadanos e instituciones estén más seguras en la red. Tampoco hay que olvidar la distribución de ciberinteligencia y la simulación de incidentes y ciberejercicios para resolverlos. Y a todo ello, se suma los servicios de seguridad en la nube, el cifrado, el hacking ético y la certificación de confianza digital.

Para finalizar, y según el documento de INCIBE, durante este año continuarán los ataques basados en malware destinados a la filtración de información y datos, principalmente de empresas, instituciones o gobiernos; las denegaciones de servicio por motivos políticos, geográficos o empresariales; el hacktivismo social; y nuevos ciberataques a infraestructuras y operadores críticos.

Afortunadamente, las empresas seguirán invirtiendo en ciberseguridad, adquiriendo nuevas capacidades destinadas a la detección, prevención y mitigación de los ataques, aparte de reforzar la capacitación y especialización de sus equipos humanos y tecnológicos.

Fuente: http://www.ituser.es




2017
Todos los derechos reservados

© Gestor de contenidos HagaClic