Arte y tecnología en paralelo
18/07/2011
Art Futura daba sus primeros pasos en el terreno del uso de los nuevos medios tecnológicos para el desarrollo de la cultura y la creatividad. Las dimensiones de la eclosión del mundo digital era inimaginable. El crecimiento de usuarios, equipos y capacidad sigue imparable y actualmente se calcula que existen unos 1.996 millones de usuarios de Internet.

Fuente: www.elpais.com   Fecha:  18.07.2011

En 1990, cuando arrancó en Barcelona la primera edición del festival Art Futura, en todo el mundo había poco más de 100.000 ordenadores conectados a Internet, una red entonces desconocida para la mayoría. Art Futura daba sus primeros pasos en el terreno del uso de los nuevos medios tecnológicos para el desarrollo de la cultura y la creatividad. Las dimensiones de la eclosión del mundo digital era inimaginable. El crecimiento de usuarios, equipos y capacidad sigue imparable y actualmente se calcula que existen unos 1.996 millones de usuarios de Internet.

El festival ha seguido de cerca la evolución de los nuevos medios en cada una de sus citas anuales. Internet, el diseño interactivo, los videojuegos y la animación digital han sido los focos de atención del festival a lo largo de dos décadas. Ahora la exposición Artfutura XXI. Repasando el futuro muestra en la Alhóndiga un recorrido por las dos décadas del festival con una selección de las cerca de 400 obras que ha presentado a lo largo de su historia. La muestra que ayer se inauguró con un espectáculo de láser y sonido de Edwin van der Heide en el atrio de la Alhóndiga estará abierta al público hasta el próximo 1 de septiembre.

La exposición en la Alhóndiga abre un camino de colaboración estable con Art Futura. Bilbao será sede del festival a partir de la próxima edición, que se celebrará en el mes de octubre. Artfutura une en red a Barcelona, Granada, Madrid, Palma de Mallorca, Bogotá, Buenos Aires y Santiago de Chile, entre otras ciudades. Todas las sedes comparten el programa audiovisual, pero las actividades principales y las conferencias de Artfutura 2011 tendrán lugar en Bilbao.

Art Futura trata de mostrar que arte y ciencia discurren más que nunca por caminos paralelos y que ya no es posible entender el arte desligado de los nuevos medios, Internet y la tecnología digital. El repaso que presenta en Bilbao, una exposición que ha organizado su director Montxo Algora, se detiene en el trabajo de tres artistas: la japonesa Sachiko Kodama, el británico Paul Friedlander y el holandés Theo Jansen. Sus obras se completan con la proyección de forma continua de diez programas audiovisuales, que abarcan desde la animación, a los videoclips y los documentales. En total suman una duración de ocho horas.

Las criaturas robóticas de Jansen se hicieron populares por su uso en publicidad. El proyecto Straandbest (bestias de la playa) conjuga la ingeniería, el diseño sostenible y la escultura cinética para crear figuras de fisonomía orgánica que recuerdan la morfología de los insectos. Están hechas, sin embargo, con materiales de la era industrial.

Kodama presenta Zen Garden, un ejemplo de las obras que la artista crea con ferrofluidos, unos líquidos con propiedades magnéticas. Los ferrofluidos son manipulados a través de programas informáticos para crear intrigantes imágenes, capaces de cambiar de forma y volumen en apenas un segundo.

Friedlander es un investigador de la tecnología de la luz para convertirla en un material maleable. Sus esculturas cinéticas de luz son herederas de otros artistas que han trabajado con la luz o el movimiento a lo largo del siglo XX como el pintor y fotógrafo László Moholy-Nagy o Dan Flavin, el escultor minimalista que creaba sus obras con tubos de neón. La singularidad de Friedlander ha sido aplicar los sistemas informáticos para controlar la luz y crear formas incorpóreas en movimiento.

 

Décadas digitales

- La exposición Artfutura XX. Repasando el futuro se nutre de los trabajos presentados en las 20 ediciones del festival de arte y cultura digital Artfutura. Destaca el trabajo de Sachiko Kodama, Theo Jansen y Paul Friedlander.

- La muestra estará abierta al público hasta el 1 de septiembre de 2011 en la sala de exposiciones de la Alhóndiga. El precio de la entrada es tres euros.