España, entre los cinco países líderes europeos en tecnología sanitaria
18/10/2010
El mercado español está entre los cinco líderes europeos en tecnología sanitaria y, con un 3-6% de las ventas, su inversión en innovación se encuentra dentro de la media europea”, según ha puesto de manifiesto Carlos Sisternas, director de Fenin Cataluña, durante la mesa “Dónde está España en tecnología, innovación farmacéutica y gestión sanitaria”, celebrada en el VI Congreso Nacional de Periodismo Sanitario, que concluye hoy en Oviedo.

Fuente:  http://es.paperblog.com   Fecha:  18.10.2010

Con el fin de impulsar un sector, el de las tecnologías sanitarias, mermado por la crisis económica, Carlos Sisternas ha reclamado una “mayor coordinación entre los distintos estamentos de la Administración para optimizar los recursos disponibles”, al tiempo que ha reivindicado “el establecimiento de los procedimientos adecuados de compra pública de tecnología innovadora para que el Sistema Nacional de Salud obtenga soluciones más avanzadas que faciliten la prestación sanitaria”.

Asimismo, el director de Fenin Cataluña ha propuesto una serie de medidas fundamentales para fomentar la innovación en las empresas:

1. Promover iniciativas que establezcan metodologías y procesos de evaluación de tecnologías sanitarias de forma colaborativa y ágil, de manera que se fomente la innovación y el rápido acceso de los pacientes.
2. Impulsar ayudas a nuevas actividades de fomento de la innovación tanto en materia de procesos como de organización.
3. Mejorar la competitividad a través de la convergencia de distintas tecnologías y disciplinas como la nanotecnología, nanomedicina, biotecnología, bioinformática a través de los mecanismos necesarios para que esta colaboración sea factible.
4. Incentivar a empresas jóvenes e innovadoras.
5. Establecer regímenes adecuados de derechos de la Propiedad Industrial e Intelectual.

En lo que se refiere a la innovación farmacéutica, Julián Zabala, director de comunicación de Farmaindustria, ha explicado que “España tiene un gran potencial para asumir el liderazgo de la investigación en Europa tanto por su tejido investigador como por las peculiares características de su sistema sanitario, en el cual es más fácil que en otros países como Estados Unidos implementar la investigación traslacional”. Julián Zabala también ha destacado que, en la actualidad, “ha aparecido la oportunidad de desarrollar iniciativas de partenariado público-privado entre la industria farmacéutica y las instituciones públicas en materia de investigación que pueden permitir desarrollar sinergias estratégicas de gran importancia en el ámbito de la investigación”.

El director de comunicación de Farmaindustria ha recordado que la industria farmacéutica, que ejerce el liderazgo desde hace años en materia de investigación en España, está desarrollando un plan sectorial con el Gobierno para fomentar este ámbito. “En 2009, la industria farmacéutica destinó más de mil millones de euros a I+D, siendo el sector líder y asumiendo el 20% de la investigación de todo el país, muy por encima del resto de sectores. El desarrollo de un Plan Sectorial tiene que ser una oportunidad estratégica para el Gobierno de avanzar en este ámbito”.


-Calidad y eficiencia, claves para la innovación en la gestión sanitaria
La gestión sanitaria también ha protagonizado parte del congreso que hoy se clausura. A este respecto, Ana Luz Villarías, subdirectora de Gestión Clínica y Calidad del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA), ha explicado que la calidad y eficiencia son los dos motores de cambio fundamentales para lograr la innovación en este campo y se ha referido concretamente a las Unidades de Gestión Clínica, un nuevo modelo de organización de asistencia sanitaria puesto en marcha por el Gobierno asturiano que tiene un doble objetivo: incrementar la calidad en la atención a los pacientes e implicar a los profesionales sanitarios en la organización de su trabajo y en la gestión de los recursos.

Este modelo parte del principio de que las actuaciones dirigidas a establecer un diagnóstico, decidir la instauración de un tratamiento o desarrollar acciones de promoción y prevención de la salud deben estar soportadas por evidencias científicas que establezcan los beneficios para el paciente en términos de ganancias de salud y evalúen el coste para hacer el mejor uso posible de los recursos disponibles.

Según ha explicado Ana Luz Villarías, los resultados parecen refrendar la apuesta por este modelo de gestión sanitaria: según una encuesta piloto realizada en los 5 centros de Atención Primaria en los que el modelo ya está en funcionamiento, su aplicación aumenta la satisfacción de los pacientes con la asistencia recibida, así como la eficacia clínica y el desarrollo de iniciativas de calidad modélicas, todo ello en un entorno de mayor eficiencia, con un importante superávit económico.