inicio
Regístrate al boletín      Mapa del sitio Twitter Facebook Linkedin RSS
17/03/2017
La importancia de los datos abiertos en el desarrollo de las ciudades inteligentes y el interés de las propias administraciones públicas, de las empresas y, cada vez más, de la ciudadanía por este recurso, nombrado en alguna ocasión como ‘el nuevo petróleo del futuro’, empieza a traducirse en aplicaciones reales de utilidad para el entorno urbano. Un ejemplo de ello es el proyecto europeo SMART-FI.

Está formado por un equipo internacional que trabaja para ofrecer una plataforma que permita a los ayuntamientos, desarrolladores y a cualquier persona, beneficiarse de los datos abiertos que ofrecen las ciudades. Esta plataforma ayuda a analizar, desplegar, gestionar e interoperar diferentes servicios en entornos urbanos, explotando y reutilizando datos abiertos de diferentes fuentes, principalmente de las administraciones públicas, pero también de otras entidades.

La gestión Big Data de toda esta información y su análisis permiten obtener predicciones e incluso recomendaciones, que pueden ser de gran utilidad para los gestores públicos en la toma de decisiones acerca de servicios municipales, pero también en las pequeñas decisiones del día a día de cualquier habitante de la ciudad, como puede ser, qué transporte público es más adecuado utilizar para desplazarse al trabajo en función de diversos factores.

El proyecto está desarrollando cuatro pilotos para validar sus resultados en tres ciudades muy diferentes, entre ellas, una española. En Karlshamn (Suecia), Malatya (Turquía) y la ciudad de Málaga, donde ya se está probando la aplicación CITYGO. Con estas premisas y con un presupuesto de un millón y medio de euros, SMART-FI inició su andadura en abril de 2016.

Desarrollo de SMART-FI sobre la plataforma FIWARE

El equipo de trabajo internacional está formado por miembros de las universidades de Viena y Málaga, y de las compañías ATOS Spain, NetPort Science Park, SAMPAS Bilisim ve Iletisim Sistemleri AS, que cuentan con el apoyo de las autoridades locales de las tres ciudades piloto, bajo la coordinación de Malena Donato, de ATOS Spain.

Tal y como explica la coordinadora, el equipo se está encargando de crear una metodología para homogeneizar los datos abiertos de muy distinta índole, es decir, quieren generar el mayor número de estándares posibles para facilitar que los datos abiertos que se utilicen en las aplicaciones puedan ser fácilmente reutilizados en otros lugares. Tras este proceso de estandarización, se desarrolla un análisis de datos agregados que permitan establecer patrones y predecir comportamientos.

Con todo esto, el proyecto desarrolla una hoja de ruta o una metodología para desplegar e interoperar diferentes servicios de utilidad en la ciudad y ofrece recomendaciones para facilitar ese despliegue.

SMART-FI está trabajando sobre la infraestructura de FIWARE, la plataforma de código abierto que se utiliza en toda Europa, en la que se exponen gran cantidad de datos abiertos de las ciudades y de otras fuentes, y que ofrece la posibilidad de desarrollar aplicaciones inteligentes.

Para conseguir dar respuesta a todas las necesidades que se plantean en cuanto a la estandarización, análisis de datos y generación de patrones útiles, la plataforma de SMART-FI cuenta con una infraestructura escalable que permita gestionar las ingentes cantidades de datos provenientes de muy diversos dispositivos y servicios, y capaz de resolver problemas de interoperabilidad.

Con esta plataforma, el enfoque del proyecto es recabar información a través de sensores, móviles y de otros servicios que envían información sobre geolocalización, temperatura, etc., para después compartir esos datos en tiempo real y a través de distintas redes, e interpretarlos y entender qué ha pasado y qué va a pasar.

Málaga, escenario del primer piloto de SMART-FI

Está entre las ciudades españolas pioneras en estrategias smart city y ha liderado en varias ocasiones el ranking del informe IDC España en esta materia. Málaga es el escenario donde se está desarrollando el primer piloto de SMART-FI basado en el desarrollo de la aplicación para dispositivos móviles CityGO. Se trata de una aplicación “para moverse más y mejor en transporte público”, señala Malena Donato, “una solución de movilidad urbana para que el usuario pueda recibir recomendaciones personalizadas”.

A partir de todo el trabajo previo de recolección de datos, homogeneización de todos ellos y análisis minucioso que realiza la plataforma SMART-FI, la aplicación puede indicar al usuario que se la ha descargado qué opciones de transporte público puede elegir para una determinada ruta, desde dónde puede tomar el coche eléctrico de carsharing, hasta qué autobús es el que mejor le viene, pasando por la estación más próxima de alquiler de bicicletas públicas y su disponibilidad. “Todo lo gestiona en tiempo real dentro de la ciudad para poder obtener un recorrido óptimo”, explica la coordinadora del proyecto, quien además señala cómo la aplicación “promueve hábitos saludables y respetuosos con el medio ambiente”.

Además de la aplicación móvil, se ha desarrollado una interfaz web para ser visualizada desde un centro de control en el Ayuntamiento, de tal forma que las autoridades malagueñas puedan saber en todo momento cuál es el flujo de personas y de tráfico en la ciudad. Información de especial utilidad para detectar necesidades de servicios públicos y en momentos de alta afluencia turística y concentración de personas, como puede ser un evento deportivo o el desarrollo de la Semana Santa en la ciudad.

Fuente: https://www.esmartcity.es




2017
Todos los derechos reservados

© Gestor de contenidos HagaClic