Telefónica I+D desarrolla una 'cama virtual' para la hospitalización en domicilios
24/02/2011
Telefónica I+D ha desarrollado un servicio de 'Cama Virtu@l' o de Teleatención Sanitaria Domiciliaria, que permitirá la hospitalización del paciente en su propio domicilio gracias a las redes de comunicaciones y tecnologías de la información.

Fuente:  www.europapress.es   Fecha:  24.02.2011

Telefónica I+D ha desarrollado, a través de un proyecto de I+D+I, en colaboración con el Hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga) y financiado por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), un servicio de 'Cama Virtu@l' o de Teleatención Sanitaria Domiciliaria, que permitirá la hospitalización del paciente en su propio domicilio gracias a las redes de comunicaciones y tecnologías de la información.

   En una nota, CTA informa de que el sistema permite realizar un seguimiento telemático del estado del paciente, así como establecer consultas médicas y de carácter social de manera remota, tanto de forma programada como urgente.

   La 'Cama Virtu@l' se ha desarrollado, inicialmente, para la atención de pacientes en situación terminal, que necesitan cuidados paliativos, y también para aquellos que padecen enfermedades crónicas, como la insuficiencia crónica cardiaca. "Se trata de un sistema abierto que permite incluir cualquier otra patología añadiendo los dispositivos biomédicos adecuados y los protocolos médicos de actuación apropiados", añade.

   En el proyecto, en el que ha colaborado el grupo de Calidad e Investigación de Resultados en Servicios Sanitarios del Hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga), se enmarca en el programa Living Lab Salud Andalucía, apoyado por las consejerías de Salud y de Economía, Innovación y Ciencia y destinado a proporcionar soluciones tecnológicas para problemas sociosanitarios concretos.

   El sistema se caracteriza por su simplicidad, ya que el dispositivo táctil en casa del paciente es "de muy fácil manejo y sin apenas cables ni necesidad de ADSL". Además, cuenta con guías clínicas, que sugieren un protocolo de actuación en función de la evolución de la patología del paciente.

   En casa del paciente o usuario el sistema permite a través de una conexión 3G a Internet el contacto con el profesional sanitario, donde su llamada es atendida por un agente con formación en enfermería que anota la petición de cita o realiza la derivación correspondiente. Además, permite que el profesional sanitario se pone en contacto con el paciente a través de videollamada o de comunicación de audio.

   Asimismo, recoge biomedidas, ya que los pacientes están dotados de dispositivos biomédicos adecuados a su patología. Las señales biomédicas pueden ser monitorizadas desde el sistema de teleconsulta para establecer alarmas cuando se detecten anomalías y guardar un histórico de las señales de los pacientes para que los médicos y enfermeros puedan consultarlas al pasar la teleconsulta remota.

   También, los pacientes pueden acceder a contenidos de tipo formativo e informativo suministrados por el hospital, como guías y vídeos explicativos sobre la utilización de los dispositivos de medida o información sobre su patología.

   Por su parte, en el hospital, el profesional médico puede beneficiarse de la teleconsulta desde su consulta médica habitual, el acceso a los datos de la historia clínica del paciente en tiempo real, el acceso a las biomedidas del paciente y guías (cursos de formación sobre cuidados paliativos, cuidados posturales, atención al cuidador).

   Según los cálculos de Telefónica I+D, "si se tratara un diez por ciento de enfermos crónicos con este servicio, se podría lograr un ahorro del 9,5 por ciento de gasto sanitario o asumir un aumento de enfermos crónicos del 9,5 por ciento conteniendo el gasto".

   "La asistencia sanitaria actual se centra excesivamente en el tratamiento de episodios agudos, pero, para poder responder al nuevo entorno, tendrá que incluir la atención preventiva y la gestión de enfermedades crónicas", señala. Así, cuanto más se avance en el tratamiento de afecciones leves o no urgentes a través de la telemedicina, "se liberará tiempo de los facultativos y se propiciará la transformación de los hospitales generales con riesgo de masificación en centros de excelencia dedicados a afecciones específicas".

   En este marco, explica que cada vez es "más frecuente" la diversificación de la población hacia zonas alejadas de los hospitales y el coste de recursos en la hospitalización tradicional para problemas no agudos es "demasiado elevado y la hospitalización presencial conlleva riesgos añadidos, como infecciones, caídas, sobredosis o errores de fármacos, etc".

   "La calidad de vida del paciente aumenta proporcionalmente cuanto más capacidad hay de atenderlo en su propio domicilio en lugar del hospital, así como el coste asociado disminuye en la misma dirección", afirma, tras señalar que la telemedicina evoluciona hacia dispositivos de monitorización conectados desde casa que valorarán los datos automáticamente y generarán alertas y recomendaciones para los pacientes y el personal sanitario.

   La insuficiencia crónica cardiaca (ICC) es la causa más frecuente de ingreso hospitalario en mayores de 65 años, constituye el cinco por ciento del total de los ingresos hospitalarios en la actualidad y se prevé que el número vaya en aumento. Además, se trata de pacientes con una alta tasa de reingreso y casi el 40 por ciento del gasto sanitario asociado a la insuficiencia cardiaca es debido a los costes de hospitalización, de ahí la necesidad de mejorar la asistencia en el domicilio