Zona de descongestión - Un nuevo escenario para el tráfico urbano
15/06/2007
Con problemas de circulación cada vez más serios, la Swedish Road Administration necesitaba una solución capaz de descongestionar el tráfico en la ciudad de Estocolmo. Desde enero 2006, un sistema piloto registra las matrículas de los vehículos mediante cámaras de infrarrojos y permite cobrar automáticamente a los conductores. Desde que el sistema se lanzó, el tráfico en la ciudad se ha reducido un 25%. Así se han conseguido menos atascos y un aire más limpio

El reto

En muchas áreas urbanas, el tráfico no es sólo un transtorno, sino que constituye una auténtica amenaza para el comercio y la salud. Las administraciones públicas de todo el mundo prueban diferentes métodos con objeto de reducir el número de vehículos en ciertas zonas o carreteras. Este es el caso de la administración sueca, fiel a sus convicciones progresistas.

La capital recibe cada día cerca de medio millón de vehículos -300.000 de los cuales, son en hora punta. 

De enero a julio 2006, la Swedish Road Administration ha puesto a prueba un nuevo sistema de cobro de peaje con el fin de combatir los atascos en la ciudad de Estocolmo. Este proyecto se inscribe en una política de transportes global que aspira a proteger el medio ambiente -por ejemplo, aparcamiento gratuito para los vehículos que utilizan combustibles "limpios" (electricidad o etanol). El objetivo es lograr disminuir la circulación entre un 10 y un 15%, reducir los niveles de contaminación y mejorar la calidad de vida en la ciudad. Según los responsables municipales, la capital recibe cada día cerca de medio millón de vehículos -300.000 de los cuales, entran en hora punta.

La Ciudad prevé organizar en septiembre un referéndum sobre la adopción permanente del nuevo sistema.

Telepeaje

Las autoridades suecas recurrieron a la experiencia de IBM Business Consulting Services para crear, instalar y gestionar el sistema piloto. Tras haber implantado el primer sistema de peaje electrónico en 1998, en Singapur, IBM aparecía como el colaborador más idóneo. Más aún, gracias a su continua inversión en las soluciones "on demand" destinadas al mercado internacional del peaje, IBM estaba más que preparada para aceptar el desafío.

El sistema de la Ciudad de Estocolmo cobra una "tasa de atasco" en el centro urbano. Cámaras de infrarrojos identifican las matrículas de los vehículos que entran y salen del centro, y los vehículos que circulan por ciertas zonas "protegidas" pagan automáticamente peajes electrónicos mediante etiquetas o transceptores DSRC (Dedicated Short Range Communications). Se estima que el 60% de los pagos se realiza a través de este sistema electrónico de identificación de vehículos.

La solución es extensible y evolutiva: todos los componentes (servidores, software y aplicaciones) están diseñados para afrontar los niveles de tráfico más elevados posibles. Y al estar basada en estándares abiertos, cualquier ampliación potencial se podrá integrar fácilmente con otros sistemas compatibles -lo que constituye uno de los aspectos más importantes del proyecto.

Experiencia e innovación

Gracias a la combinación de experiencia e innovación, IBM Business Consulting Services aportó al proyecto su profundo conocimiento en explotación de sistemas de cobro de peaje, equipos de a bordo e instalados en la linde de la calzada, comunicaciones inalámbricas, múltiples canales de pago y otros servicios de valor añadido. Su capacidad para ofrecer soluciones de principio a fin que engloban tanto la implantación técnica y la gestión del sistema como la explotación operativa -además del acceso a los mejores colaboradores y competencias- permitió garantizar la estabilidad, flexibilidad e innovación necesarias para el éxito del proyecto.

"... una solución de transformación única que permite a la Ciudad hacer frente a sus problemas de tráfico". Per Larsson, IBM

"Con esta iniciativa, IBM proporcionará a la ciudad de Estocolmo y a la Swedish Road Administration la mejor experiencia sectorial en consultoría de transformación de organizaciones y el conocimiento en una infraestructura tecnológica escalable y basada en estándares abiertos", explica Per Larsson, General Manager, IBM Business Consulting Services, Países Nórdicos. "Y así es cómo IBM puede desarrollar una solución de transformación única que permite a la Ciudad hacer frente a sus problemas de tráfico".

Resultados hasta la fecha

A pesar de su reciente implantación, los primeros resultados son impresionantes. Tras la primera semana completa, el tráfico en horas punta disminuyó más de un 25%, y de un 35% en las zonas donde la tasa es más elevada.

"Estos resultados van más allá de nuestras expectativas. Además, el sistema funciona perfectamente desde el punto de vista técnico", afirma Erik Bromander, del Ministerio de Finanzas sueco.