Editoriales digitales: el auge de los libros publicados por internet
17/04/2013
Las editoriales digitales están poniendo la vista en Latinoamérica por la calidad y la variedad temática de sus textos. Con una idea muy clara, un 'pdf' perfecto y una portada definida se puede lanzar un libro a la venta con coste cero para el autor.

Fuente:  http://tecno.americaeconomia.com

"Llegué a la editorial Bubok después de tocar las puertas de muchas editoriales porque la temática de mi primer libro era de prostitución de menores en Bogotá", relata el escritor Germán Ernesto Albornoz, ahora un autor de éxito.

Este colombiano de 40 años "soñaba" con una editorial que respaldara su trabajo, pero le sucedió todo lo contrario.

Al conocer la existencia de Bubok, una de las editoriales digitales con presencia en más países del mundo, Albornoz decidió "respaldarse" asimismo y apostar por la fórmula digital. Ahora, tras lograr más de 20.000 descargas con su novela "Los hijos de Caín", en califica esta experiencia de "excelente".

"Las editoriales digitales son el futuro por varios motivos: el bajo coste de publicación, y su respeto al medioambiente al tratarse de libros bajo demanda", indica el colombiano.

En referencia a la inversión que tiene que realizar el autor, ésta puede partir de un "coste 0", como destaca el director de Bubok España, Sergio Mejías.

"Si tienes la idea muy clara, un 'pdf' perfecto y corregido, y la elección de una portada definida, que no necesite una elaboración concreta, todo está correcto para ponerlo a la venta con un precio 0 para el autor", según Mejías.

Eso sí, si el autor prefiere que su texto pase por ojos de correctores profesionales de la editorial, o si desea que le diseñen una portada a medida, la factura empieza a subir según las minutas que tenga cada editorial on-line.

En cuanto a la relación de las editoriales digitales con las tradicionales, Mejías ha asegurado que ellos no pretenden ser "un rival directo" para las tradicionales, sino que lo que quieren convivir en "paz" y "ayudarse". Sin embargo, las editoriales tradicionales tienen claro que han de seguir de cerca a sus jóvenes rivales por el fuerte avance del formato digital que, según el último informe de la Federación del Gremio de Editores, ha aumentado 243% en un año.