Un programa informático ayuda a los alumnos a mejorar la lectura y el vocabulario
26/01/2010
El titular del departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga (UMA), Antonio García Velasco, ha desarrollado, junto a su grupo de trabajo Dilingüa, varios programas informáticos, con el objetivo de mejorar la comprensión de los textos y ampliar el vocabulario entre el alumnado de Infantil y Primaria.

Fuente:  http://www.cibersur.com  Fecha: 26.01.2010

Entre dichos programas, uno de los más destacados es Atril-e, un software educativo que persigue "mejorar la lectura y escritura de los más pequeños", apunta Velasco. Esta herramienta nació como un experimento para un proyecto educativo, donde se utilizó a un grupo piloto de alumnos de Educación Infantil, y se encarga de elaborar, partiendo de un cuento y viñetas, juegos y actividades que fomentan la mejora de la lectura y la capacidad de comprensión de los alumnos.

Una de sus ventajas es que "tiene memoria", puesto que "archiva todo lo que hace el alumno, así como el tiempo que dedica a cada ejercicio y a la lectura y en qué nivel se encuentra". Esto "facilita" al profesor el seguimiento del pupilo.

Además, el docente puede hacer un seguimiento del alumno en el aumento de su vocabulario. Esto se une a la posibilidad, por parte de los estudiantes, de conocer el significado de cualquier vocablo con un simple click, para la consulta al diccionario que incluye el programa.

Atril-e cuenta con dos versiones, una para Educación Infantil y primeros cursos de Primaria, y otra para lectores de Primaria y Secundaria, que recibe el nombre de Atril2-e. El investigador ha explicado que este software educativo le ha permitido "aprovechar" los recursos de los que disponía el grupo Dilingüa; concretamente el Vocabulario Básico de los Niños Malagueños (VBNM), que es el conjunto de léxico básico que tienen los menores de entre seis y siete años. Son en total 6.227 palabras, recogidas por medio de entrevistas a centenares de alumnos de la provincia.

En este sentido, Velasco ha señalado que para establecer que este programa use lo textos adecuados al nivel de la clase, existe otra herramienta informática denominada Agrado, también creada por el grupo Dilingüa. Ésta analiza el texto y arroja unos índices sobre la facilidad o dificultad de lectura que puede tener el escrito, tomando como base una serie de parámetros caracterizadores del texto y el VBNM, o cualquier otro léxico como los vocabularios básicos o usuales establecidos por otros investigadores.

Según este investigador de la UMA, una de las características que define a estos programas es que se pueden "adaptar a las necesidades específicas de los alumnos", además de ofrecer la posibilidad de resolver los ejercicios en pantalla o en impresos y crear automáticamente ejercicios o juegos educativos a partir de los materiales introducidos.