El valor del capital humano
02/02/2009
Las organizaciones no podemos permitirnos hacer las cosas en la forma que las hacíamos antes, por lo cual es menester contar con empleados comprometidos con sus carreras profesionales y cuyo éxito vaya de la mano del de la compañía.

www.infochannel.com.mx  01.02.2009

Por: Staff High Tech Editores 
 
Al analizar los escenarios de negocio que enfrenta su empresa seguramente un detalle llamó su atención: el valor que tiene el capital humano y los procesos que la organización lleva a cabo para fomentar su talento, aprovecharlo en la atención a clientes y marcar una diferencia con respecto a otras compañías.
El aspecto es tan significativo que visionarios como Karan Sorenson, vicepresidente y CIO de Johnson & Johnson Pharmaceutical Research & Development, ven la situación como un desafío para la creatividad, en el sentido de que las organizaciones no podemos permitirnos hacer las cosas en la forma que las hacíamos antes, por lo cual es menester contar con empleados comprometidos con sus carreras profesionales y cuyo éxito vaya de la mano del de la compañía.
Desde la perspectiva de Sorenson, vencer este desafío ayuda a las empresas a corregir sistemas, procesos y actividades ineficientes que suponen un desperdicio de tiempo, a la par de que permite identificar cuáles cosas de todas las que hacemos son las realmente importantes.
La formación de recursos humanos calificados es clave para hacer posible el crecimiento económico de las empresas y también del país en su conjunto, sobre todo cuando la capacitación dota a las personas de nuevas habilidades y competencias que están siendo requeridas por los empleadores, clientes y por la sociedad como un todo.
Bajo esta premisa, cabe destacar el logro de iniciativas como el Cisco Networking Academy, que en México está celebrando el décimo aniversario de su puesta en marcha y que hoy en día ostenta resultados como los siguientes: cuenta con 364 academias en 31 estados con 994 instructores; un total de 155,991 estudiantes se han graduado del programa en México desde su creación, con una participación femenina del 33 por ciento.
Actualmente 50,000 estudiantes cursan Cisco Networking Academy en nuestro país; se trata de un programa que formaparte de la iniciativa de responsabilidad social corporativa del fabricante y prepara a estudiantes en carreras de tecnologías de información (TI) y redes para el siglo XXI.
La iniciativa responde a los retos que muestran análisis de casas de estudio como IDC, según los cuales la demanda de habilidades en redes en México superará la oferta en un 24% para el 2010:
“Hace varios años Cisco identificó el valor de invertir en entrenar a las personas en las habilidades que necesitaban las empresas en la actualidad, así como en aquellas tecnologías que están surgiendo y que serán la base de las empresas del futuro.
México representa una de las implementaciones más exitosas de Networking Academy a nivel mundial y estamos usando en otras partes de América Latina las mejores prácticas que fueron creadas y comprobadas aquí, particularmente en el área de éxito del estudiante y la posibilidad de conseguir empleo”, explicó Daniel Martínez Valle, director de Estrategia y Desarrollo de Negocios de Cisco Latinoamérica.
 
Convierta a su empresa en un ‘campeón’ del desarrollo de empleados
Desarrollar las capacidades de las personas es parte importante de la labor del canal de distribución, y existen metodologías que permiten el desarrollo de la plantilla para el beneficio de la totalidad de la compañía, que contrarrestan el miedo que subyace en la mente y acciones de muchos de los propietarios de este tipo de organizaciones a formar recursos que -al poco tiempo de haber terminado su instrucción o incluso antes- abandonen la empresa o, en el peor de los casos, se conviertan en sus competidores.
La base de la mayoría de estas propuestas demanda al propietario de la empresa de distribución cambiar la manera en que observa el desarrollo de sus plantillas de empleados; exige dejar de tener una visión limitada que tienda a centrar la formación de sus recursos en un área en determinado momento, ya sea la de habilidades tecnológicas, la de gestión de proyectos, la de gestión de las relaciones con el negocio, entre otras, para impulsar la formación de organizaciones equilibradas que reflejen las diferentes fortalezas de los miembros de su plantilla y cubran todas las necesidades de servicio y atención de sus clientes.
Las TI se han convertido en algo ubicuo dentro de los negocios, por lo que mientras más personas dentro de la empresa sepan sobre las TI y sobre cómo se relacionan con sus respectivos trabajos mejor será la organización y entenderá de manera más amplía lo que el mercado le está demandando.
Por una formación híbrida
Año con año es probable que su organización escudriñe el listado de tecnologías y tendencias que empresas como Gartner, IDC y Select señalan como la ruta a seguir para estar a la par de lo que el mercado consume o en lo que podría invertir, y que en este proceso subraye las áreas en las que su organización es fuerte o, por el contrario, tenga puntos flacos.
Independientemente del resultado, no pierda de vista lo que el cliente y su sentido común le dictan: forme a sus empleados de manera híbrida, además de preocuparse por que ostenten los conocimientos tecnológicos dominantes busque también que comprendan los principios del negocio, los de su empresa y, sobre todo, que conozcan el tipo de clientes que atienden.
Si logra conseguir este equilibrio en su organización la dotará de mayores oportunidades, ya que el impacto de la labor de su equipo será positivamente mayor al responder a las demandas del mercado.
Haciendo eco de las tendencias
Presionado por sus costos de operación, por la necesidad de generar resultados de negocio óptimos y participar de los beneficios de las cadenas productivas, el mercado se está moviendo rápido hacia nuevos modelos tecnológicos y reclamando a sus prestadores de servicios estar lo suficientemente preparados para dar respuesta a sus necesidades.
La organización internacional Computer Technology Industry Association (CompTIA) estima que las soluciones inalámbricas de comunicación demandarán personal cada vez más capacitado, por lo que en los siguientes cinco años el mercado valorará más a los prestadores de servicios que dominen tecnologías como Wi-Fi 802.11, Wi-Max y banda ancha móvil, aparte de los dispositivos de usuario final que estén involucrados a fin de identificar los que mejor se adaptan al entorno y a las aplicaciones requeridas.
Por su parte, Gerardo Melgoza, director general para México y América Central de SonicWall, opinó que los proveedores de tecnología y los prestadores de servicios deberán prepararse para apoyar a las empresas usuarias de TI a hacer frente a la evolución de las tendencias en medio de regulaciones más estrictas, de un gran riesgo potencial para la pérdida de datos, del incremento de la población de personas que trabajan a distancia, del aumento de la tercerización de funciones de los prestadores de servicios de TI, así como de una demanda de funcionalidad de misión crítica en relación al costo-desempeño, en el valor de las inversiones de TI.
Bajo esta premisa, aunque se mantendrá la demanda de personal calificado para atender nuevas áreas tecnológicas -como los sistemas o soluciones inalámbricas y la Web 2.0-, las tecnologías de red y de seguridad seguirán estando entre las áreas de TI más demandas en el mercado laboral.
  La interacción web madura y los usuarios demandan aplicaciones empresariales 2.0. En América Latina se incrementó el uso de herramientas Web 2.0, además de tecnologías como wikis, blogs, RSS, tagging, entre otras, así como el crecimiento del uso de Internet de banda ancha. Según IDC, casi el 30% de la población y un 19% de los hogares van a tener banda ancha de alta velocidad en 2009.
La firma espera que durante este año las aplicaciones de las redes sociales en los dispositivos móviles se expandan rápidamente en América Latina, por lo que los profesionales de TI deberán también tener la capacidad de aprender rápidamente cosas nuevas, como todos los conceptos relacionados con el cloud computing o “cómputo de nube”, un modelo de TI emergente que dota a los usuarios de una infraestructura de TI confiable y un modelo operacional flexible que ayuda a controlar los gastos.
A la par de este tipo de propuestas, se consolidarán tendencias como la virtualización, componente clave que se encuentra detrás de las iniciativas de consolidación del centro de datos y de recuperación de desastres, lo cual alimentará la demanda de profesionales con formación y experiencia en esta disciplina.
Aparte de virtualización de servidores -área que a la fecha es la más conocida y promocionada por fabricantes y consumidores en función de que los ayuda a optimizar el uso de sus recursos tecnológicos-, los expertos esperan que durante los próximos años la demanda laboral también pida experiencia en la virtualización de otras áreas, como equipos de escritorio, red y almacenamiento.
En el terreno de la seguridad, Melgoza señaló que existe una demanda potencial del mercado por proveedores que puedan proporcionar conocimientos técnicos necesarios para llenar los vacíos dejados por las reducciones del personal interno de sistemas.
“Para seguir siendo competitivas, las empresas (especialmente pequeñas y medianas) necesitan asistencia y apoyo sobre las nuevas tecnologías de seguridad, al mismo tiempo que puedan seguir manteniendo la flexibilidad en la asignación de personal”, afirmó.
Recalcó que la definición de valor de las relaciones con distribuidores cada vez más pasará de la venta en línea al por menor a la integración y gestión de servicios. Los departamentos de TI buscarán socios cuyas competencias fundamentales complementan sus propias capacidades, por lo que a fin de mantenerse competitivos los proveedores de TI tendrán que ofrecer soluciones centralizadas y fáciles de desplegar, que puedan ser aprovechadas de manera rentable.
Los profesionales de TI deberán extender sus conocimientos a distintas áreas tecnológicas; lo más importante es que necesitarán saber formar al personal en estas cuestiones y hacerle consciente de su trascendencia a la escala corporativa o del negocio de sus clientes.
Durante una conferencia online, Ricardo Villate, vicepresidente de Investigación y Consultoría de América Latina para IDC, destacó que la preocupación por la administración del costo y la eficiencia, sumado a la crisis económica mundial, harán que América Latina adopte muy rápidamente las TI como servicio a través del uso de aplicaciones tradicionales, como facturación y administración de impuestos o las nuevas soluciones Web 2.0, como redes sociales o comunicaciones de grupo, entre otras, lo que también reclamará contar con personal calificado en la materia.
Este tipo de ajustes repercutirá directamente en la forma en que el distribuidor y su staff comercializan productos de software, pasando de ofertar nuevas licencias a entregar servicios de mantenimiento.
 
 
 
Los más cotizados
Los profesionales de TI que mayor demanda de sus servicios tendrán en los próximos años son los que cuenten con conocimientos y experiencia en tecnología de movilidad, consolidación de centros de datos y comunicaciones unificadas, áreas que -a su vez- están potenciando la necesidad de formación y experiencia en seguridad y networking.
En 2008 el reporte de Eurocom Worldwide fue positivo en cuanto a la continua demanda de empleo en el mercado de las TI. Un 48% de los 350 ejecutivos de las compañías tecnológicas encuestadas aseguró que entonces era más difícil reclutar equipos de TI en comparación con el 2007. Esta cifra aumentó un 10% comparado con el año previo, que arrojó un 38% en este aspecto, mientras que tan sólo un 4% dijo que el reclutamiento era más sencillo.
Según el estudio, los ingenieros en programación son los más demandados, pero el 54% reconoció que son difíciles de conseguir, seguidos del personal de ventas internacionales con un 38% y de personal de ventas domésticas con 34 por ciento.
Asimismo, la encuesta confirmó la fuga continua de empleos: el 65.5% de los encuestados reconoció que su país está perdiendo puestos para manufactura de TI, ya que éstos se están transfiriendo a centros en China, India y Europa del Este; el 50% aceptó que éste es el mismo caso con los empleos en servicios TI.
 
 
 
¿Quiénes ganarán en esta crisis?
Aquéllos que se animen a innovar y a salir a buscar a los clientes estarán un paso adelante de los demás, y la mejor manera de hacerlo es a través de un esfuerzo en equipo en el que participen todos los responsables directos de impulsar y desarrollar a los miembros de su plantilla de colaboradores.
Junto con ellos, realice reuniones frecuentes para hablar sobre cada empleado e identificar entre todos, los puntos fuertes de cada uno, así como sus principales debilidades y su potencial de crecimiento. Esta labor le permitirá marcar los objetivos para cada trabajador y determinar cuánta y qué ayuda necesitarán para conseguirlos.
En opinión de Karan Sorenson, vicepresidente y CIO de Johnson & Johnson Pharmaceutical Research & Development, este procedimiento obliga a los directores a comprometerse porque tienen que encontrar la solución concreta justo en ese momento y lugar, evitando que después puedan eludirse el asunto ante otras urgencias.
La identificación de necesidades de formación de los empleados y la definición de los esquemas para cubrirlas deben ir acompañados de un sistema de control y evaluación continuada en el que se contemple la retroalimentación constante de los empleados en formación a fin de que sean más capaces de actuar sobre los problemas; no hay que esperarse seis meses para hablar del asunto (cuando puede haber ocurrido ya una pérdida importante de tiempo, dinero y esfuerzo).
Contar con un equipo sólido de mentores no sólo ayudará a su empresa al desarrollo de la plantilla interna sino también a reclutar el talento de alto nivel existente en el mercado de trabajo.
La ejecutiva de Johnson & Johnson Pharmaceutical Research & Development opinó que cuando las organizaciones se enfocan en el desarrollo de la vida profesional de los individuos, éstas mejoran además su reputación de cara al exterior.
“En el caso de nuestra compañía, la gente desea trabajar aquí porque ve lo que hacemos para desarrollar el potencial de nuestros empleados, y cuando se compite por el mejor talento disponible en el mercado nuestro tipo de cultura se convierte en un valioso diferenciador”, afirmó.

 

  Después del niño ahogado
De continuar la baja inversión de las empresas del canal en el desarrollo de su capital humano, IDC y Cisco llevan años comentando que la consecuencia más obvia es que no habrá quienes hagan el trabajo, aunque existen otros efectos menos evidentes:
* Las empresas multinacionales tenderán a expandirse en los países y regiones donde haya más profesionales capacitados.
* Se reducirá la realización de proyectos de comunicaciones, Internet, comercio electrónico y empresas electrónicas.
* Los salarios y los costos laborales se incrementarán ante la mayor competencia.
* Las fronteras nacionales serán irrelevantes para el personal capacitado.
* La mayoría de estos profesionales serán “empleados globales en movimiento”.
* Sin una inversión importante en programas innovadores y asequibles de entrenamiento aumentará la brecha digital entre los países que carezcan de profesionales en tecnología.