inicio
Regístrate al boletín      Mapa del sitio Twitter Facebook Linkedin RSS
27/04/2017
La brecha entre el mundo laboral y el educativo crece con la digitalización

Esta Cuarta Revolución Industrial que estamos viviendo va a llevar al mercado laboral nuevos retos. Doscientos años atrás, los ludditas se enfrentaban a las entonces amenazadoras máquinas a martillazos, convencidos de que iban a perder sus trabajos. Con el tiempo, se demostró que las fábricas iban a hacer desaparecer trabajos ingratos y que esos nuevos medios de producción terminarían generando mayor riqueza y creando nuevos puestos con otros perfiles más cualificados.

En situación similar nos encontramos ahora. Un informe reciente del Foro Económico Mundial de Davos habla de cómo la inteligencia artificial, la robótica, la nanotecnología o la impresión 3D demandarán profesionales con nuevas capacidades, al tiempo que provocarán la desaparición de casi el 47% de los empleos que conocemos hoy en día. Otro estudio, esta vez de la CE, habla de que "en Europa hay 900.000 puestos de trabajo que no se pueden cubrir por falta de cualificación de los trabajadores". En España, según esta misma fuente, una de cada cuatro empresas "tiene dificultades para encontrar a los candidatos adecuados". Por su parte, el Observatorio para el Empleo en la Era Digital advierte de que "ocho de cada diez jóvenes de entre 20 y 30 años encontrarán trabajo relacionado con el entorno digital, en profesiones que ni siquiera existen todavía".

En un artículo publicado recientemente en elEconomista de la presidenta de HP en España, Helena Herrero, esta empresaria hacía ver una situación paradójica: "Las nuevas generaciones que han crecido al albor de las nuevas tecnologías vienen pisando fuerte. En 10 años, este grupo constituirá el segmento de población más importante del planeta, conformando el 75% del total de la fuerza laboral. Una generación que habrá crecido en un mundo sin barreras, acostumbrada a experiencias totalmente personalizadas y convirtiendo a la tecnología en el epicentro de su propio universo". Sin embargo, Herrero reclama una mayor atención hacia los estudios en disciplinas Steam -Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas-. Así, si siempre se ha hablado de la dicotomía entre la formación que ofrece el sistema educativo y las habilidades que demandaban las empresas, en el nuevo escenario la brecha aumenta. "El sistema no está preparado para formar en estos nuevos perfiles profesionales que van surgiendo", afirma tajante Diego Mosquera, chief marketing officer de Paradigma Digital. "Conceptualmente, este sistema se concibió en una época en la que se necesitaban trabajadores para las fábricas y la forma de enseñar sigue orientada a eso. No se prepara a los profesionales para pensar, a trabajar en equipo y a estar preparados para un entorno que cambia constantemente sin previo aviso", añade.

Más temas prácticos

A su juicio, la empresa siempre va varios pasos por delante de la enseñanza en cuanto a temas prácticos. "Lo que hoy se está usando en la empresa llegará a la enseñanza -si llega- dentro de varios años por desgracia", añade. Otras voces como Sergio Álvarez, CEO de Carto, también echa en falta una formación más acorde a las nuevas habilidades en un mundo en el que todo apunta a una formación mucho más personalizada. También en los departamentos de RRHH tienen que estrujarse cada vez más las neuronas para saber qué tipo de estudios solicitar cuando están buscando uno de estos nuevos perfiles. Así lo reconocen desde este área de Connectis: "Para un puesto por ejemplo de Big Data y Data Intelligence Analyst se requiere personal con altos conocimientos de estadística, perfiles matemáticos y personal con mucha experiencia en el mundo del Business Intelligence para la explotación de dicha información. Sin embargo, valorar cuál es la mejor opción de formación es complicado, porque es un mercado que está evolucionando muy rápido". Para Estrella Cruz, directora de RRHH de Acens, las profesiones más demandadas en estos momentos son: digital account manager, desarrollador de apps iOS y Android, diseñador de UI/UX, modelador y animador 3D y digital marketing manager.

Las nuevas universidades surgidas en los últimos años, especializadas en tecnología, como U-tad o ESNE, han nacido en este nuevo entorno digital. Otros centros de formación con más antigüedad se van adaptando. Es el caso por ejemplo de IE Business School, que ha conservado la escuela tradicional incorporando más tecnología a todos sus módulos y, por otro lado, ha fundado la IE School of Human Sciences and Technology. Esta última está enfocada a aquellos perfiles en los que la tecnología es el core del negocio, con másteres específicos en Big Data, Ciberseguridad, customer experience...

Adaptación

"Desde el punto de vista del sistema educativo, hay que poner a las personas en contacto con la tecnología lo antes posible. Aprender a programar o saber qué es la programación son cosas que los niños de hoy deberían tener con naturalidad, como requisito básico", añade. Al mismo tiempo, González del Regueral recuerda la importancia de la "formación humanística". "Aunque sea cierto que aprender a programar es una habilidad que se debe aprender porque es el futuro, pero también hay que potenciar la habilidad comunicativa y no olvidar una cultura que tenemos que mimar y hacer crecer".

Fuente: http://www.eleconomista.es




2017
Todos los derechos reservados

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic