RRHH: Ordóñez reclama 'recuperar el impulso liberalizador' y las reformas laborales
18/06/2009
El organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez se apunta en su informe anual a la teoría de los brotes verdes: al explicar las perspectivas económicas de España, sostiene que, tras el pésimo primer trimestre, "la mejora de los indicadores más recientes, como está ocurriendo a nivel mundial, parece apuntar a una menor intensidad de las tendencias contractivas". Así, pese a que la evolución del producto interior bruto seguirá siendo negativa durante unos cuantos trimestres, "la caída de la actividad en 2010 será más atenuada".

Fuente:   www.rrhhmagazine.com    Fecha:   18.06.2009

Pero Ordóñez no puso paños calientes en su discurso de ayer ante el Consejo de Gobierno del Banco de España, que dibujó un panorama negro sobre el empleo. Así, se refirió a la caída del paro de mayo como "una señal algo más positiva ligada en parte a factores estacionales", y pronosticó que el proceso de destrucción de puestos de trabajo "puede prolongarse durante algún tiempo". El gobernador recordó que hace un año advirtió de la "necesidad" de evitar que el ajuste recayera predominantemente en el empleo, por sus "efectos multiplicadores negativos". 12 meses después, constata que "uno de los patrones tradicionales" de la economía española (el ajuste a través del empleo) ha vuelto a repetirse.

 El informe anual del organismo incluye un capítulo en el que se recoge la fuerte volatilidad del empleo respecto a la fase del ciclo que se registra. Si la mitad de los puestos de trabajo perdidos en Europa durante el último año correspondieron a España, también en la fase alta del ciclo alrededor de un tercio de la creación de empleo se concentró en nuestro país.

"Limitado margen" de actuación fiscal
El Banco de España considera que, al margen de la mejoría de las condiciones financieras o las encuestas de confianza, "será la recuperación de la demanda externa, cuando se vaya superando la crisis internacional, la que podrá suministrar el principal resorte" para la recuperación. Y ésta será más potente cuanto más competitiva sea la producción nacional; por eso, Ordóñez reclama mejoras en la productividad y ajustes de costes, márgenes y precios.

Una vez constatado el "limitado margen de actuación adicional" en materia fiscal (según el organismo, el déficit público puede aproximarse al 10% del PIB el año que viene y la deuda pública superar el 60%), Ordóñez afirma que el papel central de la política económica debe recaer en las reformas estructurales. En materia laboral, reclama que las condiciones (en referencia a los salarios) "se ajusten a los momentos cíclicos de la economía, la empresa y el sector", para evitar que el ajuste, como ha sucedido, se cebe con el empleo. Además, pide modificaciones en los sistemas de contratación para que los parados "puedan retornar con prontitud" a la vida laboral activa. Por último, el gobernador aboga por una mejora en los sistemas de intermediación, que daría a las empresas de trabajo temporal un papel más relevante.

También se refirió Ordóñez al nuevo patrón productivo, una idea fuerza del Gobierno desde la ascensión de Elena Salgado a la vicepresidencia económico. Para alcanzarlo, las actuaciones estructurales deberían incluir incrementos del nivel educativo y el capital tecnológico, sin descuidar una "mejora del entorno competitivo". En este punto, el Banco de España califica de "área clave" la liberalización de los servicios, (ya en trámite parlamentario) por su mayor capacidad de generación de empleo. Además, reclama "recuperar el impulso liberalizador en los sectores energético, de telecomunicaciones y de transporte ferroviario".