El abuso y dependencia de las nuevas tecnologías disminuye la capacidad socio afectiva
31/10/2014
La llegada de las nuevas tecnologías ha traído beneficios a la vida diaria de las personas. Los ciudadanos viven en sociedades inteligentes donde el acceso a la comunicación y a las noticias es realmente fácil, rompiendo así el aislamiento social. Sin embargo, también existen otras consecuencias que provocan otros efectos, como la pérdida de los lazos reales entre las personas debido al cambio de las costumbres tanto de adultos, jóvenes como niños

Fuente:  http://www.cibersur.com 

En el metro, en el tren, siempre hay personas que tienen en su mano un dispositivo móvil con el que se conectan a internet, sobre todo, para tener acceso a las redes sociales.

De hecho, según datos publicados y recogidos por Somos Sinapsis, agencia digital especializada en el desarrollo de negocios en Internet, un 42% de adultos en Internet utilizan varias redes sociales para conectarse con amistades, familia y pareja. Sin embargo, ¿se está atrofiando la capacidad de las personas para relacionarse con los demás?

El uso de las tecnologías puede ser beneficioso para conocer gente nueva y relacionarse siempre y cuando no se caiga en el abuso y la dependencia, lo que provoca una pérdida de la capacidad humana para relacionarse y establecer contactos reales sociales con otras personas.

“Fortalecer el vínculo afectivo y social de forma real con los demás es imprescindible para poder compartir sentimientos y emociones sin que para ello se tenga que caer en la dependencia de las nuevas tecnologías”, explican desde Sinapsis.