Adaptarse o morir: el necesario giro tecnológico que deben vivir las empresas
21/06/2012
Movilidad, big data, inteligencia de negocios, data warehouse, redes sociales empresariales, colaboración, comunicaciones unificadas...las herramientas tecnológicas aumentan día tras días con la promesa de elevar la productividad. Sin embargo, no todas las compañías pueden hacerlo con la velocidad necesaria. Pero sí deben hacerlo, si no, su existencia quedará en duda.

Fuente:  http://tecno.americaeconomia.com

“The technology matters”, decía Stephen Herrod, CTO de la compañía de virtualización y computación en la nube VMware, en una conferencia en febrero de este año, haciendo incapié en la importancia que la tecnología está teniendo en los cambios que están afectando a las empresas de todos los rubros, tamaños y ubicación geográfica. La “integración de decenas de dispositivos, empresas y aplicaciones”, decía Herrod, además de las soluciones de PaaS, IaaS y SaaS, serán herramientas importantes durante este 2012.

El mundo y la industria tecnológica ya no está preocupada de la obtención de los datos y la información, si no que la preocupación de las empresas ahora es qué hacer con la data. Data estructurada y no estructurada, la que incluso ya no proviene necesariamente del ser humano, sino que de múltiples sensores y centenares de dispositivos industriales. (Big Data) ¿Y cómo una empresa puede adaptarse a estas tendencias y nuevos escenarios? La tecnología importa y mucho. Y es más, ya se está hablando de una 3° revolución industrial.

“Enormes Datos, Gran Impacto: Nuevas posibilidades para el desarrollo internacional” (Big Data, Big Impact: New Possibilities for International Development), es el estudio desarrollado por el World Economic Forum 2012 en Davos, donde se expresa con claridad que el Big Data es uno de los desafíos más importantes para las organizaciones considerándolo como un nuevo bien económico.

“Con los últimos avances de tecnología, y en sus diferentes áreas, creo que ahora sí estamos empezando la 3° revolución industrial convirtiéndose en una realidad. Las empresas de hoy tienen un papel determinante en esta revolución y “reconversión” tecnológica de los países, ya que de acuerdo a sus necesidades, marcan la pauta para el desarrollo, evolución y llegada de nuevas tecnologías a los mercados en los que operan”, dice Antonio Pena, Senior Principal Technologist de Oracle Fusion Middleware. “El avance tecnológico de las empresas e industrias nunca es ajeno o independiente al de los territorios en los que se enmarcan, de hecho es complementario”.

Según la consultora Forrester, las oportunidades para el mercado de la virtualización y las nubes privadas para el 2015 alcanzarán los US$41,5 billones, lo que está llevando a las compañías a diversificar sus productos cada vez más focalizados en sus diferentes mercados y verticales.

Sin embargo, aún existe una alta cantidad de compañías en la región que no se han subido al tren revolucionario de las TI, ya sea por ignorancia, falta de recursos, carencia de estrategias, de RR.HH o una mezcla de todas ellas.


"Las jóvenes empresas del continente están en pleno proceso de internacionalización y necesitan implementar tecnologías que les ayuden a abrir sucursales rápidamente en los distintos países, de manera centralizada en sus países de origen y con una audacia impresionante", dice Juan Pablo Jiménez, Vicepresidente para América Latina y el Caribe de Citrix. "Esto lo vemos principalmente en mercados como el de Chile, Brasil, México, Perú y Colombia. Esto va apalancado con empresas de Construcción, Industria Farmacéutica, empresas de Energía y de Retail".

 

Además de la disponibilidad de la tecnología, debe pasarse a la etapa de la implementación y de sacar provecho de ella. La idea es que no sólo las grandes compañías puedan acceder a las tecnologías rupturistas, sino que la idea del desarrollo es que una gran masa de empresas Pymes puedan subirse al tren.

“Es muy posible y estamos entrando en ella (Tercera Revolución Industrial). Falta tiempo y que se masifique el hecho de que las empresas inviertan en softwares que simplifiquen el trabajo de las personas. Muchas instituciones desconocen el tremendo beneficio que implica utilizarlos. Una vez que lo sepan, se podría hablar de una nueva “revolución industrial”, dice Fernando Barilari, Director para el Cono Sur de Infor.

Aunque la computación en la nube es ya una tendencia conocida y que cada día más compañías están entendiendo sus beneficios y mecanismos, no se debe pensar que ya es un tema asumido. Tal como contó a AETecno, Andrés Cargill, gerente General de Soluciones Orión, quien dice que las herramientas en la nube han revolucionado las industrias, no sólo a nivel regional, sino que también en el mundo. Destacando Cargill las herramientas de colaboración empresarial, como Google Apps. El ejecutivo señaló como el banco español (BBVA) anunció este año la migración de toda su plataforma de correo y herramientas de gestión colaborativa a la suite de negocios de Google.

Finalmente Cargill nos indicó que Gartner estima que más del 20% de las empresas en el mundo cambiarán a este tipo de herramientas en los próximos años. En Chile, por ejemplo, empresas como LAN, Masisa y Salfa Corp, ya lo han hecho.

Siguiendo la misma línea el 'Informe Desafíos de la movilidad empresarial' realizado por Frost & Sullivan, cuenta que “el correo electrónico móvil surgió como un potente vehículo para enviar aplicaciones corporativas móviles como las de CRM y ERP, que permiten brindar una capacidad de respuesta inmediata. Hoy las empresas utilizan este medio de comunicación para enviar solicitudes de órdenes de compra, aprobaciones, informes de gastos, seguimiento de indicadores clave de rendimiento, etc.”.

“Las nuevas tecnologías siempre implican ahorro de costos, situación que todo mercado e industria valoran. Además, mejoran la productividad de las empresas, brindando múltiples beneficios y ventajas comparativas diferenciadoras a cualquier tipo de organización”, dice Cargill.

Y como ya le hemos hablado con anterioridad las empresas deberán hacerse cargo de la cantidad creciente de trabajadores, que están utilizando dispositivos personales o corporativos para acceder a la información de la empresa.

“Consideramos que en este momento se están preparando para el gran paso, pero será inevitable que la mayoría de las empresas tarde o temprano adapten su forma de trabajar con el afán de optimizar resultados. En general, los mercados más globalizados son pioneros en estos cambios”, dice Fernando Barilari.

Y los sectores estratégicos de la industria, con sistemas de misión crítica, como puede ser la industria minera, tendrán las empresas que ir avanzando en la automatización de ciertas faenas y en especial de los transportes y la integración de todos los sistemas y dispositivos. Estos representan las principales innovaciones que ya están ocurriendo en la industria minera.

La minera chilena Codelco denomina “Codelco Digital” a todos estos cambios tecnológicos. Grandes mineras, como la propia Codelco, BHP, Xstrata y todas las empresas líderes, estén movilizando sus aplicaciones, las que dentro de cinco años conformarán casi la totalidad de las operaciones de una mina.

"Por ejemplo, Cloud Computing y Virtualización han tenido un auge significativo en los últimos meses. Las soluciones que han ayudado a cambiar el paradigma clásico a nuestros clientes de la industria de manufactura han sido principalmente la implementación de ERPs como Oracle E-Business, así como el uso de módulos particulares del sector de manufactura, en algunos casos han empezado a utilizar herramientas de la capa media para extender el acceso a través de otras aplicaciones", dice Antonio Pena.

No por nada VMware invertirá en Latinoamérica este 2012 y 2013 US$300 millones para expandirse en la región. La empresa espera para este 2012 llegar a a tres millones de Pymes en todo el mundo, para lo cual tiene pensado invertir 25% más en este segmento.

Ya no hay vuelta atrás para las compañías que desean mejorar sus resultados. O adaptan la tecnología necesaria o simplemente desaparecerán 'como lágrimas en la lluvia'. Los tradicionales flujos de trabajo e información centrados en la figura monilítica del PC, emails y la gestión de muchos documentos, están transformándose en dinámicas en tiempo real, móvil y deslocalización.