Apple, Cisco y Google amasan una fortuna
26/10/2009
Gigantes tecnológicos como Apple, Google o Cisco parecen no haber notado mucho la crisis, al menos en lo que a su liquidez se refiere. Los números son claros. En lo que va de 2009, las tres compañías han disparado su tesorería y en el sector ya se dice que "están amasando una gran fortuna". Una posición, que según fuentes del mercado, les va a facilitar la inversión en I+D para el desarrollo de nuevos productos, llevar a cabo adquisiciones, ampliar sus reservas o incluso, y aunque hasta ahora se han mostrado muy reticentes, elevar la retribución a los accionistas

Fuente: http://www.cincodias.com  Fecha: 26.10.2009

La última en presentar sus cuentas ha sido Apple. La firma tiene entre liquidez e inversiones a corto plazo en torno a 34.000 millones de dólares (unos 22.660 millones de euros). La revista Barron's, citando a la casa de bolsa Bernstein Research, aseguraba que la compañía de la manzana tiene suficiente dinero como para comprar 418 compañías del índice S&P 500 sin tener que recurrir a un sólo dólar de financiación externa. Sólo su tesorería es mayor que la capitalización bursátil de rivales como Dell o grupos de internet como Yahoo.

Estos analistas recordaban que Apple ni paga dividendos ni está interesada en planes de recompra de acciones y raramente hace adquisiciones. También advertían que la compañía de Steve Jobs está sobrecapitalizada y debería de empezar a plantearse la opción de devolver dinero a los accionistas. A partir de ahí, bromeaban con cual sería la subida de las acciones de Apple, que esta semana han batido varias veces su máximo precio histórico superando la cota de los 208 dólares, lo que le concede una capitalización bursátil cercana a 185.000 millones. Apple, que en el último trimestre vendió más de siete millones de unidades del iPhone, ha visto como más de una veintena de analistas le subían el precio objetivo esta misma semana.

Pero no es la única compañía tecnológica millonaria. En lo que va de año, Cisco Systems ha elevado su tesorería de 29.000 a 35.000 millones de dólares. Una posición que su cúpula directiva, encabezada por John Chambers, ha aprovechado para reactivar con fuerza su agresiva estrategia de adquisiciones.

Así, Cisco anunció la pasada semana la compra de Starent Networks, una compañía especializada en soluciones para redes IP que facilitan la convergencia entre comunicaciones fijas y móviles, por la que pagará 2.900 millones de dólares. A final de septiembre, Cisco anunció una oferta por la firma noruega Tandberg, especializada en comunicaciones visuales (videoconferencia), por la que pagará 3.000 millones, una vez que concluya el proceso.

En ambos casos, el gigante estadounidense no ha tenido reparo en tirar de tesorería porque las dos adquisiciones van a ser pagadas en efectivo. Es decir, dinero contante y sonante.

A su vez, Google ha incrementado su tesorería de 15.850 a 22.000 millones de dólares en los nueve primeros meses del año. La compañía, que ha retomado la estela de crecimiento gracias a la mejora de la publicidad online en EE UU, tiene claro que va a volver a realizar adquisiciones para mejorar su catálogo de tecnologías, según señaló recientemente su consejero delegado, Eric Schmidt.

En esta línea, Microsoft, que siempre ha sido uno de los grupos más ricos de la industria anunció el pasado viernes que al término de su primer trimestre fiscal tenía entre tesorería e inversiones a corto plazo más de 36.000 millones de dólares.

Oracle y su dividendo

Otra empresa del sector tecnológico que parece tener saneada su tesorería es Oracle, que al término del ejercicio concluido el 31 de agosto, tenía más de 16.000 millones de dólares. Un músculo financiero que le permitirían cerrar la compra de Sun, por la que ha ofrecido más de 7.000 millones de dólares en efectivo, pero que todavía no ha logrado la aprobación de las autoridades europeas de la competencia.

Al contrario que otras empresas del sector, Oracle sí dio un giro importante en el primer semestre al anunciar que empezaría a pagar dividendos a los accionistas por primera vez en su historia.