Aprovecha la tecnología para sacar partido a tu negocio
11/06/2012
Cada vez son más los autónomos que incorporan elementos tecnológicos a sus empresas. Los dispositivos y aplicaciones, bien usados, aportan eficiencia, ahorro de costes y aumento de las ventas.

Fuente:  www.expansion.com

Dos de cada tres trabajadores autónomos dispone de algún tipo de equipamiento informático; el 45% utiliza las redes sociales, y sólo el 9,8% de los profesionales por cuenta propia con conexión a la Red comercializa sus productos de forma online, según el informe El trabajador autónomo y la sociedad de la información de Fundetec.

Estos datos ponen de manifiesto que el nivel de informatización entre los autónomos avanza –ha aumentado un 20% respecto a 2011–, pero todavía este colectivo no percibe claramente las ventajas y la utilidad que puede aportarle la implantación de la tecnología en su negocio. De hecho, un 60% de estos profesionales no utiliza Internet porque considera que no puede serle beneficioso.

¿Qué ventajas presenta el uso de soluciones informáticas para los emprendedores? El 50% del aumento de la competitividad en las pymes europeas en los últimos diez años se debe a la tecnología. Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), explica que “ofrece la capacidad de reinventarse. Hay que apostar por la innovación y la modernización, la búsqueda de vías de ampliación del negocio y, sobre todo, hacerlo más competitivo. Ahora más que nunca se debe agudizar el ingenio y ofrecer algo diferenciador”.

El uso de las TIC ahorra costes, hace la vida más fácil y aumenta las ventas, pero no se reduce a comprar un ordenador. He aquí algunos consejos para que elijas lo mejor para tu empresa y saques el máximo provecho a la tecnología.

El negocio tiene que ser viable. Es decir, debe funcionar por si solo al margen de los dispositivos, programas o elementos que se quieran incorporar. Como dice Manuel Luis Sánchez, director del Máster en Gestión de Empresas en el entorno digital de la U-Tad, “la tecnología es un instrumento, no un fin”.

Las soluciones tecnológicas mejoran el negocio, la eficiencia y la productividad de la empresa y el acceso a los clientes, entre otras cuestiones. Pero no son un remedio para lo que ya no funciona.

Objetivos claros. Alfonso Arbaiza, director general de Fundetec, apunta que “el emprendedor debe tener claro a dónde quiere llegar y qué quiere conseguir. Se trata de vender más, aumentar la eficiencia, optimizar los recursos, exportar o llegar a nuevos nichos de mercado”. Añade que “un transportista, quizá, no necesite un ordenador con ADSL, sino un smartphone con 3G, GPS y otras aplicaciones”.

Adaptación. Los nuevos dispositivos tienen que quedar integrados en la cadena de producción de la empresa. Fermín Palacios, director de experiencia de cliente de Arsys, expone que “hay que tener en cuenta cómo afectará esa tecnología a los clientes y proveedores. Si estos no están informatizados, nuestras novedades serán un impedimento”. En definitiva, los elementos tecnológicos darán una ventaja estratégica y un valor añadido frente a los competidores.

La búsqueda. “Cada negocio posee unas necesidades concretas, por eso la tecnología irá adecuada a la actividad empresarial”, especifica Palacios. Una vez que se conozca lo que se pretende conseguir modernizando la empresa, hay que buscar los dispositivos. El director general de Fundetec aconseja acudir a un proveedor experimentado y con garantía.

¿Soy más eficiente? El emprendedor debe comprobar los resultados y conocer si su inversión se corresponde con los efectos esperados. La tecnología también se puede utilizar para hacer pruebas y establecer mecanismos que comprueben si la nueva tecnología tiene el efecto esperado en el negocio.