El auge de los servicios públicos en Cloud se perfila como impulsor de la expansión de cloud computing.
09/06/2011
Un estudio realizado por Avanade recoge tres claves que indican que Cloud Computing es una tecnología cada vez más madura.

Fuente:  www.cibersur.com   Fecha:  09.06.2011

Avanade, proveedor de servicios de tecnología para empresas anuncia los resultados de un nuevo estudio mundial, que pone de manifiesto el rápido crecimiento de la utilización de servicios públicos en la nube. Los servicios de Cloud se están imponiendo con fuerza, lo que está suponiendo cada vez más problemas para muchas empresas. Uno de cada cinco ejecutivos afirma que es imposible gestionar la enorme variedad de servicios en la nube de que disponen sus organizaciones, mientras un 60 por ciento muestran su preocupación ante la expansión de los servicios Cloud – la adopción no gestionada de servicios públicos en la nube dentro de la organización.

A pesar de estos retos, el estudio muestra que el Cloud Computing está madurando como servicio dentro de las empresas al empezar, los CIOs, a fijarse cada vez más en los beneficios de negocio que puede aportar, tales como mejorar la flexibilidad, reducir los  costes y ayudar a acortar el tiempo de salida al mercado.

“Como sucede con muchas variedades de innovación tecnológica, la tecnología de consumo tiene siempre una forma secreta de hacerse hueco en las empresas”, asegura Tyson Hartman, Global Chief Technology Officer de Avanade. “A día de hoy, los servicios públicos en Cloud se encuentran en una situación similar. Las barreras de entrada para muchas de las capacidades que ofrece la nube continúan reduciéndose y nuestro estudio muestra que algunas son realmente tan sencillas de utilizar que están superando la capacidad de los directores de TI para gestionarlos de forma eficiente”.

Uno de cada 5 encuestados comenta que han comprado un servicio Cloud de forma personal sin necesidad de recurrir al conocimiento del departamento de TI. Mientras un 60 por ciento de las empresas reportan que disponen de políticas en funcionamiento que prohíben ese tipo de acciones, los encuestados aseguran que no existe nada que realmente les disuada de comprar servicios en la nube a hurtadillas. De hecho, el 29 por ciento indican que no existen repercusiones de ningún tipo, mientras un 48 por ciento dice que reciben poco más que un aviso.

Este estudio también desvela que existe una brecha comunicacional. Una cuarta parte de los ejecutivos informa de que no mantienen una comunicación directa con los responsables de departamentos y las unidades de negocio que deberían estar proporcionando sus propios servicios en Cloud.
“Aunque las normativas son un punto de inicio, la gestión de la expansión de los servicios en la nube requiere una cooperación real y un diálogo fluido entre los CIOs y sus homólogos empresariales”, añade Hartman. “Es importante que las empresas definan una estrategia de Cloud Computing centrada en el usuario. Con esa estrategia en la mano es mucho más fácil establecer un diálogo abierto y descubrir qué servicios en la nube se están utilizando, dónde se encuentran los vacíos o carencias y qué nuevas tecnologías debería aprovechar mejor la empresa para impulsar el valor de negocio”.

En términos generales sobre la adopción global de Cloud Computing, el estudio indica que actualmente un 74 por ciento de las empresas está utilizando alguna forma de servicio en la nube –un 23 por ciento de incremento en la adopción desde el estudio que realizó Avanade en 2009. De las empresas que aún tiene que implementar servicios en Cloud, tres cuartas partes afirman que está en sus planes.