Conectados a la tecnología 'made in Spain'
31/03/2011
Las empresas españolas de energías renovables protagonizan un fenómeno inusitado. Su tecnología en los sectores eólico y solar es referencia mundial mientras sus inversiones y proyectos llegan a EE.UU. y Oriente Medio.

Fuente:  www.lavanguardia.es   Fecha:  31.03.2011

Las empresas eléctricas españolas han encabezado la apuesta mundial por la energía eólica y solar

Las empresas españolas de energías renovables protagonizan un fenómeno inusitado. Su tecnología en los sectores eólico y solar es referencia mundial mientras sus inversiones y proyectos llegan a EE.UU. y Oriente Medio. Iberdrola Renovables es líder mundial en potencia eólica instalada; Acciona Energía dispone también de diseños propios que están haciendo despegar la energía solar termoeléctrica, y Abengoa ha introducido en el mundo la explotación comercial de plantas solares con torre central. A través de ellas, campos con espejos solares concentran la radiación en una torre para calentar fluidos, producir vapor y generar electricidad. “El sector de las renovables es el más internacionalizado de nuestra economía”, dice Javier García Breva, presidente de la Fundación Renovables.

El éxito del modelo español de energías renovables –que se ha cimentado en las primas que remuneran la electricidad verde– ha creado toda una industria y una tecnología propias. En la actualidad, 118 empresas trabajan fuera y suman 29.000 millones de euros en el extranjero. “Esas inversiones exportan tecnología nacional propia”, destaca Javier García Breva.

Abengoa construirá en EE.UU. las plantas solares más grandes del mundo: una cerca de Phoenix (Solana), en Arizona; y otra en el desierto de Mojave, en California (de 280Mwy 250 MW, respectivamente). Promueve en Abu Dabi la mayor planta solar de Oriente Medio así como las primeras instalaciones solares híbridas, en Hasi Rmel (Argelia) y Ain Beni Mathar (Marruecos), donde se combina la producción en campos con colectores cilindroparabólicos y el sistema de gas de ciclo combinado.

El último éxito se logrará al acabar este mes, pues marzo será el primer mes en la historia de España en el que la energía eólica será la primera fuente de electricidad (el 23%), por encima de la nuclear (22%).

Los expertos valoran que se haya conseguido que todos estos megavatios (eólicos, fotovoltaicos o termosolares) estén en la red de distribución de electricidad, sin que haya fallado el sistema. Muchos agoreros vaticinaron que tanta energía renovable (miles de puntos de conexión) generarían un riesgo inasumible para la estabilidad de la red. Sin embargo, se equivocaron. Los parques eólicos han incorporado protecciones y no se desconectan cuando hay huecos de tensión. El centro de control de Red Eléctrica es una referencia mundial y es motivo de admiración. “Los chinos y los norteamericanos están haciendo un seguimiento de nuestro modelo para ver cómo hemos sido capaces de integrar tantas energías renovables en la red de transporte eléctrica”, destaca la Fundación Renovables.

El despegue de las renovables ha topado los dos últimos años con las trabas del Gobierno, mientras que su decisión de echar el freno a algunas de las primas que reciben los promotores de energías limpias ha sembrado la inquietud en el sector. La reducción de las primas es justificable en algunos casos (las que fueron para las huertas fotovoltaicas eran tan generosas que atrajeron inversiones especulativas); pero las tijeras se han aplicado con carácter retroactivo a las plantas ya levantadas, lo que ha hecho bajar en picado la rentabilidad y los encargos de nuevos proyectos.

“Cualquier freno a estas ayudas puede retrasar el desarrollo de las renovables, que están avanzando en la medida en que aumenta la demanda de estas tecnologías”, recuerda el presidente de la fundación Renovables.

La reducción de primas ha comportado un frenazo drástico en las inversiones en plantas fotovoltaicas, mientras que los proyectos en termosolar en España están garantizados hasta el año 2013. “Es necesario acabar con las incertidumbres regulatorias porque estos proyectos necesitan estabilidad para ver despejado su horizonte”, dice Javier García Breva.