Creando una nueva sociedad digital
22/06/2011
La alfabetización digital, sustentada en el acceso a Internet y los contenidos digitales, es una línea obligatoria de trabajo y desarrollo para gobiernos y administraciones, a la hora de alcanzar una sociedad moderna y competitiva. En el ámbito de las infraestructuras se ha avanzado mucho, eliminando la brecha digital.Ahora queda capacitar realmente en las herramientas a la población.

Fuente:  www.cibersur    Fecha:  22.06.2011

Desde el plano internacional, con la Alianza Global de las Naciones Unidas para la Información y las Tecnologías de las Comunicaciones y el Desarrollo para afrontar la desigualdad en materia de comunicaciones y acceso a la información, ya se trazan líneas maestras con los mínimos que se deben alcanzar en estas materias.

Cada gobierno mundial, también dispone de políticas para alfabetización digital o de lucha contra la brecha digital, según las prioridades sociales de la nación, pero siempre alineada con las estrategias globales de empoderamiento de la ciudadanía.

Por su parte, los gobiernos regionales, y sobre todo en el sur de España, se han comprometido con la alfabetización digital y han realizado importantes apuestas para incorporar a la ciudadanía a las tendencias emergentes en materia de comunicación y participación social, basadas en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Y es que formar en este terreno a la ciudadanía previene la creencia de falsas alarmas que se difunden a través de Internet, como los fraudes por e-mail y el phising, ya que a menudo, los crackers aprovechan la debilidad de formación de los analfabetos digitales, que se ven perjudicados por robos de identidad o datos bancarios.

Recomendaciones europeas

Ahora bien, el ejecutivo europeo no se quiso mantener al margen y en su estrategia digital a conocer unas premisas imprescindibles para que los ciudadanos del viejo continente no desaprovechen las ventajas de la nueva Sociedad de la Información o queden marginados, por lo que instó, tanto a la industria audiovisual, como a los Veintisiete a impulsar la alfabetización digital desde los usuarios hasta la escuela.

Todo ello se debe a los resultados que Bruselas recabó, extraídos del informe ’Europa Digital’, que afirmaba que el 24% de los europeos que no disponen de acceso a Internet en el hogar, y el obstáculo para la contratación es la falta de conocimiento y formación para usarlo.

Esta frontera en la contratación está matizada, ya que 56% de los europeos se conecta a la red al menos una vez por semana y aumenta el grupo de población en el que el nivel de instrucción es bajo, con lo cual se constata la existencia de una inquietud insatisfecha. Por ello, la Comisión Europea se planteó el objetivo de que los miembros implementen la alfabetización digital y mediática como prioridad dentro de los planes de estudio de las escuelas y colegios europeos.

La sensibilización es una acción preferente que debían tener en cuenta los medios de comunicación, teniendo como misión -entre otras- dar a conocer entre los jóvenes los peligros inherentes a la revelación de datos personales a aplicaciones o desconocidos que se encuentren en la Red.

Según el portavoz comunitario de Sociedad de la Información, Martin Selmayr, la difusión de contenidos digitales, junto con la realidad multiplataforma de Internet y la telefonía móvil inteligente, son el nuevo desafío para la educación. Buena prueba de ello es el cambio en el panorama de la formación y la educación durante el último bueno, hecho que demuestra la asunción de estas recomendaciones en las políticas nacionales y regionales.

La Comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding, se muestra convencida de que todo europeo que no tenga acceso y formación para disfrutar o gestionar los nuevos medios -desde las redes sociales a la televisión digital-, tendrá grandes dificultades para poder interactuar con el entorno que les rodea, limitándose su capacidad de participación. Por eso la CE agregó en sus recomendaciones que los miembros deben velar porque toda la ciudadanía europea esté alfabetizada digital y mediáticamente para que nadie quede marginado en un continente desarrollado.