Las empresas de Tecnología Sanitaria, piden un plan de viabilidad "urgente"
27/12/2011
Las comunidades autónomas acumulan facturas por valor de más de 10.000 millones de euros, si se suman los medicamentos de uso hospitalario y los productos de tecnología sanitaria (prótesis, aparatos de diagnóstico y equipamiento). Las cifras pertenecen a las dos patronales que agrupan a los laboratorios farmacéuticos, Farmaindustria, y a las empresas de tecnología sanitaria, Fenin. Ambas advierten que numerosas empresas están en riesgo por el retraso en el pago de las administraciones públicas y denuncian que el periodo medio de pago supera los 400 días. La situación es dramática y algunas multinacionales amenazan con dejar de proveer a los hospitales, como ya hicieron con Grecia.

Fuente: http://www.abc.es  Fecha: 27.12.2011

Tras la asamblea general de Fenin, la patronal reclamó al nuevo Gobierno «la necesidad urgente» de establecer un plan de viabilidad para el sector. Solo con las empresas de tecnología sanitaria, las administraciones autonómicas tienen una deuda que en septiembre alcanzaba los 4.740 millones de euros . «A este ritmo, el sector cerrará 2011 con un plazo medio de 466 días y una deuda acumulada que superará los 5.100 millones».

Fenin propone medidas concretas que «ayuden a remontar esta difícil situación». Dicha iniciativa, debería incluir un aval del Gobierno de la deuda acumulada por las CC.AA a 31 de diciembre, «que superará los 5.100 millones de euros»; y, por otra parte, que en 2012 las comunidades autónomas dispongan únicamente de presupuestos finalistas, de modo que se pueda ajustar su nivel del gasto para no generar nueva deuda.

Calendario de pagos

También reclaman un calendario de pagos de la deuda acumulada que permita disminuir la incertidumbre de las empresas y con ello crear un escenario estable y de confianza; establecer líneas de financiación; y la adopción de presupuestos sanitarios realistas, suficientes y con dotaciones finalistas. Además, se aconseja realizar modificaciones fiscales como la liquidación del IVA una vez se haya procedido al pago de la factura no solo para autónomos y pymes, sino para todo el sector industrial, y una compensación de las deudas con las administraciones públicas deducibles del Impuesto de Sociedades. Así como la adopción de un Pacto de Estado en Sanidad para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.