Fiabilidad e innovación, criterios claves a la hora de comprar tecnología
20/12/2011
Un nuevo estudio pan-europeo llevado a cabo por D-Link muestra cómo los hábitos de compra de tecnología de cualquier usuario se acercan cada vez más a los de responsables de sistemas de las empresas. En vez de adquirir tecnología por su diseño “moderno” o actual, la investigación de D-Link muestra que los usuarios están replicando actualmente los hábitos de compra, más prácticos y habituales en los departamentos de IT de las organizaciones.

Fuente: http://www.cibersur.com  Fecha: 20.12.2011

El resultado de la investigación viene a explicar el buen momento actual del mercado de dispositivos Wireles y la creciente convergencia entre los entornos de oficina y el hogar digital.

El informe “D-Link, Two Worlds, One Life” está basado en encuestas a 1.000 consumidores y 500 responsables corporativos de compras tecnológicas, y ha sido dirigido por Vanson Bourne.

Confianza (38%), innovación (17%) y valor monetario (12%) son los aspectos mencionados como elementos clave para el consumidor de tecnología, frente a otros menos relevantes, como que sea un producto moderno o divertido (4%) o su diseño (2%).

Estos datos reproducen con bastante exactitud las respuestas de los responsables de TI, quienes también mencionaron fiabilidad (37%) o innovación (30%) como criterios fundamentales a la hora de realizar sus compras.

Al igual que las organizaciones, los consumidores actuales no toman decisiones espontáneas de compra, sino que su comportamiento es eminentemente práctico y optan mayoritariamente por la sencillez de uso, la calidad y fiabilidad de los productos. Así, el 59 por ciento de los consultados reconoció adquirir nuevos equipos sólo cuando falla su modelo actual, el 54 por ciento cuando comienza a ralentizar su trabajo y el 41 por ciento cuanto existe un avance tecnológico significativo.

En la actitud de compra de empresas y consumidores, el análisis de D-Link ha descubierto un creciente interés en ambos grupos. El 52 por ciento de los consumidores y el 47 por ciento de los responsables de TI, por ejemplo, prefieren comprar la segunda o tercera versión de un producto, ya que está extendida la opinión de que los “early adopters” deben afrontar más errores de los sistemas.

De igual forma, el 27 por ciento de los consumidores y el 52 por ciento de los responsables de empresa tienen claro que sólo compran tecnología cuando la necesitan, de nuevo mostrando que unos y otros no se sienten influidos por las campañas de promoción del producto.

Luigi Salmoiraghi, director de Marketing y Ventas de D-Link para el Sur de Europa, Reino Unido e Irlanda, comenta que “lo realmente interesante es ver cómo los consumidores son cada vez más exigentes con la tecnología que utilizan en su vida diaria y cómo se dejan influir por otros aspectos que no son la novedad tecnológica. Como muestra claramente este estudio, tener la última tecnología digital en tus manos es irresistible, pero no se produce la compra si no existe un beneficio práctico tangible. Este es el tipo de comportamiento de las empresas desde hace muchos años y refleja cómo se está adoptando el mismo criterio en los productos para el hogar”.

El análisis de D-Link ofrece una imagen clara de esta tendencia: el 70 por ciento de los consumidores cree que sus tecnologías están interconectadas (un 45 por ciento de ellos utiliza las mismas marcas en casa y en el trabajo), mientras que el 39 por ciento asegura que sus decisiones en el ámbito privado están influidas por sus costumbres tecnológicas en el trabajo. El 63 por ciento habría recomendado en el ámbito profesional marcas que utiliza en casa.

Salmoiraghi concluye que “las evidencias del estudio recuperan el acercamiento que D-Link lleva haciendo en su gama de productos desde hace 25 años. Los consumidores analizan cada detalle, como profesionales, y nosotros les tratamos exactamente de la misma forma. Para ello, nos aseguramos de que nuestros productos tienen las funciones necesarias para su vida diaria y ofrecen la mayor calidad y la mejor experiencia de usuario. Los consumidores sólo comprarán un nuevo equipo si añade valor tangible a sus vidas y les permite acceder a contenidos digitales, de forma más fácil y fiable. Eso es exactamente lo que D-Link ofrece”, concluye.