Forrester anuncia el fin “extraoficial” de la crisis en el sector TI… pero en EE.UU.
09/04/2010
La consultora afirma que la recuperación ya está en camino y ha revisado al alza sus pronósticos de la posible inversión en TI que puede realizarse este año en el mercado norteamericano. Señala que el gasto aumentará un 8,4 por ciento con respecto a 2009 en lugar del 6,6 por ciento que había vaticinado en enero.

Fuente:  www.computing.es   Fecha:  09.04.10

Forrester Research ha elevado las predicciones que en enero había comunicado sobre la inversión que se destinará a Tecnologías de la Información en 2010. Los motivos de este positivismo son las ventas de equipamiento de comunicaciones, que han sido mejores de lo que en principio se esperaba, y la recuperación del mercado de Estados Unidos, que parece ligeramente más rápida.


La consultora anuncia además el fin no oficial de la recesión que durante 2008 y 2009 ha vivido el sector tecnológico, señalando que el gasto en TI en el mercado norteamericano se incrementará en un 8,4 por ciento frente al realizado en 2009 sumando un total de 578.000 millones de dólares. Sin embargo, Forrester ha revisado a la baja las predicciones que manejaba para el mercado mundial de TI rebajándolas ahora al 7,7 por ciento con 1,6 billones de dólares, cuando en enero estimaba un crecimiento de las inversiones del 8,1 por ciento.


En su blog, Andrew Bartels, vicepresidente y principal analista de Forrester, comenta que este descenso de los pronósticos a nivel mundial se debe a un fortalecimiento inesperado del dólar, causado por la debilidad del euro consecuencia de la crisis de Grecia.


La consultora sigue confirmando que el equipamiento informático y software serán las categorías más fuertes este año, en especial los PCs, periféricos y sistemas de almacenamiento por la parte de hardware, y en sistemas operativos y aplicaciones empresariales en software. Los servicios TI, en cambio, será la categoría que quede atrás levemente ya que se prevé que las empresas reserven los proyectos de integración de sistemas hasta que no finalicen las adquisiciones de software.