EL FUTURO DE LA GESTIÓN DE SERVICIOS TI SE LLAMA DSO
27/10/2009
España empieza a acuñar los nuevos modelos de Gestión de Servicios TI europeos.

 

Fuente:  www.redestelecom.es    Fecha:  27/10/2009

Quint Wellington Redwood
 considera que el futuro de la gestión de los servicios TI se llama DSO (Demmand – Supply Organization), un modelo organizativo basado en las mejores prácticas con el objetivo de proporcionar nuevas soluciones que contribuyan a mejorar la eficiencia de las organizaciones internas de TI. El grupo norteamericano Standish, especializado en el análisis del valor aportado por las TI, ha publicado un estudio en el que se aprecia cómo en la última década el porcentaje de proyectos que han concluido con éxito no ha despegado por encima del 35%, habiendo incluso disminuido el último año. Por otra parte, el alto índice de contratos de outsourcing de TI renegociados antes del límite temporal previsto en los mismos, 40% de media en Europa, revela que la incorporación de los proveedores de servicios a la cadena de valor de las áreas de sistemas tiene un largo recorrido de mejora. Para Quint, la situación por la que atraviesa la economía mundial está obligando a buscar fórmulas que permitan mejorar la forma de gestionar las capacidades internas y externas de todas las organizaciones de la empresa.

“Se trata de adoptar una aproximación al problema de la eficiencia de las TI desde la perspectiva de un mercado maduro de proveedores, en el que las áreas internas de sistemas de información de las compañías deben ser consideradas como gestores de demanda y provisión de servicios”, afirma Jaime Casado, socio director del Negocio de Sourcing de Quint.

Demmand – Supply Organization es un marco conceptual que permite analizar el funcionamiento del área de sistemas de cualquier organización desde una estructura en la que se definen 25 grandes bloques de actividades que es necesario realizar para garantizar el funcionamiento de los servicios de TI en una empresa. Para cada uno de estos bloques se establecen los roles, responsabilidades, capacidades y procesos que es necesario cubrir, de manera que a partir de ahí las compañías tiene que definir, con criterios estratégicos, cuáles deberán ser desempeñados con capacidades internas y cuáles con capacidades externas.