Las herramientas 2.0 serán el futuro de la formación
16/11/2010
Por un lado, la creciente competencia aún más voraz desde la crisis, y por otro lado, los cambios motivados por las nuevas tecnologías que deben ser introducidos en el seno de las empresas. De ello, son conscientes las compañías y por eso, la mayoría no ha dejado de prestar atención a la formación de sus empleados.

Fuente:  www.rrhhdigital.com    Fecha:  16.11.2010

Tras más de dos años de crisis, en los que el tejido empresarial ha sufrido fuertes recortes de sus ventas y de sus plantillas, ¿cuál es la situación actual en el área de formación de las compañías españolas? A pesar de los tiempos difíciles que vivimos, el 64,1% de las empresas afirma no haberse visto afectada por recortes en el presupuesto de formación, según la encuesta realizada por la consultora Adecco Training a cerca de 600 directores de RRHH y Formación.

Esto demuestra que la inversión en la capacitación y el desarrollo del talento sigue siendo una prioridad básica en las organizaciones, y más aún en tiempos de cambios constantes. Por un lado, la creciente competencia aún más voraz desde la crisis, y por otro lado, los cambios motivados por las nuevas tecnologías que deben ser introducidos en el seno de las empresas. De ello, son conscientes las compañías y por eso, la mayoría no ha dejado de prestar atención a la formación de sus empleados. Además, las organizaciones han vivido fusiones y reestructuraciones de plantillas que han forzado a procesos de adaptación cultural, movilidad funcional y reducción de los puestos duplicados, en los que la formación ha sido fundamental para su correcta consecución.

Según David Herranz, Director Nacional de Adecco Training, “los departamentos de Formación y Recursos Humanos han hecho sus deberes y las direcciones ya son conscientes de que no es recomendable reducir costes a corto plazo para afrontar problemas de competitividad a medio plazo. Invertir en formación es invertir en desarrollo de talento y del negocio, y es la llave para la atracción y retención de éste”.

La crisis no recorta la inversión en formación de las empresas


El 82,4% de empresas encuestadas afirma contar con un plan de formación anual. Por tamaño, las compañías con mayor número de empleados son las que, casi en su totalidad, cuentan con dicho plan de formación, frente a las pequeñas y medianas empresas, en las que el porcentaje es ligeramente inferior al 65%.

En torno a la mitad de las empresas encuestadas afirma que la coyuntura económica de los últimos meses no ha afectado al presupuesto anual de formación, que no ha sufrido cambios respecto al ejercicio anterior. El recorte en el presupuesto sólo ha afectado a un tercio de las empresas encuestadas, mientras que un porcentaje superior al 13% ha visto cómo ese presupuesto ha aumentado.

Los sectores con un mayor recorte, en términos porcentuales, son precisamente aquéllos que en los últimos años han liderado la inversión en formación, a saber: las empresas TIC, las del sector energético y las pertenecientes al sector bancario y asegurador, que siguen aún así siendo los sectores con mayor esfuerzo inversor en el área formativa. Por tamaño, el número de empresas de más de 1.500 empleados que han visto modificado su presupuesto es superior a la media, siendo estas organizaciones las que más han aumentado
su inversión respecto al año anterior.

Evidentemente, la reducción del número de acciones formativas así como la mayor atención a los costes de las formaciones han sido las primeras medidas adoptadas ante las situaciones de recorte presupuestario. Sin embargo, cabe desatacar que empiezan a tomar protagonismo otras medidas más novedosas en búsqueda de contener los gastos, sin eliminar la formación. En los últimos años, las empresas están concediendo un mayor protagonismo al aprendizaje informal, están introduciendo las herramientas 2.0 y se dibuja una tendencia clara hacia la reducción de horas en aula para combinar ésta metodología con el elearning (y por tanto, reducir el coste).

El reto de las nuevas tecnologías

Nos encontramos en los comienzos de la era 2.0, una nueva etapa que abre un sin fin de oportunidades para el mundo empresarial. Aprovechar todo el potencial que ofrecen estas nuevas tecnologías se presenta como un reto para las organizaciones, y especialmente, para áreas como la de la formación.

En la actualidad, el uso de estas herramientas 2.0 son más un futuro que un presente, ya que sólo el 15% de las empresas encuestadas afirman estar empleándolas de una forma estratégica en sus planes de formación. El perfil de estas empresas es principalmente el de una multinacional a la vanguardia del uso de las nuevas tecnologías en todas las áreas, y por supuesto, también en la de la formación.

Sin embargo, las previsiones muestran una tendencia clara por las 2.0 como aliado perfecto de la formación en un futuro. Así lo afirma el 80% de los encuestados, que cree que las nuevas tecnologías contarán con una muy alta o alta importancia en esta área.

Aún así, cabe destacar el gran salto profesional que ha dado este tipo de metodología. Así lo asegura David Herranz: “las empresas líderes ya están empleando las herramientas 2.0 a través de grandes proyectos innovadores. Pero no sólo ellos, si no que cada vez más empresas medianas se apuntan a esta transformación, acelerada probablemente por la crisis económica. Es precisamente ahora cuando hay que rentabilizar al máximo los activos con los que se cuenta para ayudar a mejorar los resultados, y en este caso, el e-learning es más operativo y supone un gran ahorro de tiempo y dinero, que puede ir destinado a otras actividades formativas”.

El coste de oportunidad que supone para cualquier empresa el ausentar a un empleado de su puesto de trabajo, también está acelerando la implantación de herramientas 2.0. La utilización de vídeos, podcast, píldoras, online, webimars, etc. combinadas en su justa medida con formación presencial, hacen posible que los departamentos de formación puedan cubrir las necesidades formativas de los distintos colectivos de la organización, aún en entornos con recursos limitados.

Formación para toda la plantilla

Más del 90% de las empresas encuestadas tiene en cuenta a los distintos colectivos que forman parte de su plantilla a la hora de planificar su formación. Si bien existe una clara diferencia entre el porcentaje de presupuesto invertido por departamento y colectivo: los departamentos de operaciones, comercial y producción/distribución son los más beneficiados en la asignación de recursos.

Esta situación es especialmente significativa en sectores como el bancario, el energético y las TIC, donde más del 60% de sus presupuestos se invierten en el área comercial/operaciones, el departamento de producción o el área técnica, respectivamente. En cuanto a los contenidos que tendrán mayor protagonismo en los planes de formación futuros en las empresas y orden de preferencia, el 23,9% de las empresas destaca los dirigidos a las habilidades directivas. En tiempos difíciles, la formación para los líderes es una de las prioridades de las empresas, ya que cuando ésta se enfoca a los directivos, los resultados se revierten en la estrategia de la compañía. Son los directivos quienes gestionan y toman las decisiones de las empresas, y su formación es esencial para el desarrollo y retención del talento.