El horizonte de la cultura digital europea se vislumbra en Madrid
15/04/2010
El seminario europeo "La Digitalización del material cultural. Bibliotecas digitales y derecho de autor" se ha celebrado esta semana en la Biblioteca Nacional de España. En él se ha reflexionado sobre el proceso de digitalización de la cultura y analizado el lugar que ocupa en la sociedad europea del conocimiento. Así, los editores y expertos reclamaron nuevas medidas legales y tecnológicas que protejan los derechos de autor y frenen los efectos perniciosos de la piratería intelectual.

Fuente:  http://www.cibersur.com  Fecha: 15.04.2010

Durante el encuentro de la primera jornada, en el centenar y medio de expertos y técnicos pusieron en evidencia el lastre que supone para la industria cultural y creativa todas aquellas normas vigentes en el siglo pasado.

“El ecosistema del mundo del libro del siglo XX es ya insostenible en el siglo XXI”, afirmó Javier Celaya, socio-fundador de la Revista Dosdoce.Com. En la misma línea se manifestaron otros profesionales participantes, que demandaron la puesta en marcha de nuevos modelos que tengan en cuenta la revolución digital y que integren los contenidos generados por los usuarios en la red.

Así lo expuso la europarlamentaria Marielle Gallo: “La tecnología digital ha supuesto una auténtica revolución cultural, a la que hay que hacer frente y eso que el sector editorial ya va con retraso”. Todo ello protegiendo los derechos de todos los implicados, creadores y artistas incluidos.

En este sentido, Aldo Olcese, presidente de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, consideró adecuado el modelo legal que quiere implantar España de “perseguir a los grandes productores de piratería, no a los usuarios”.

Alianza digital de bibliotecas

Unos 200 editores españoles se han sumado ya al proyecto ENCLAVE, que permite consultar y comprar a través de la Biblioteca Digital Hispánica (BDH). Actualmente este fondo bibliotecario dispone de 1.300 obras sujetas a derechos de autor, una cifra que próximamente se verá incrementada con otros 1.500 libros, según Antonio María de Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España.

En su opinión, el proyecto ENCLAVE demuestra que “es posible y necesaria” la colaboración entre bibliotecas y la industria cultural, así como desmiente la injustificada fama de que los editores “son unos reaccionarios y se oponen a las nuevas tecnologías”.

Por su parte, la directora de la Biblioteca Nacional de España, Milagros del Corral, anunció que mediante un acuerdo de patrocinio firmado con Telefónica se prevé la digitalización de 200.000 obras de aquí a 2013, de las cuales, 30.000 ya están disponibles unas 30.000. En total, la iniciativa supondrá la digitalización de unos 5,8 millones de páginas.

Por otra parte, Santiago de la Mora, director de Google Books, defendió la necesidad de alcanzar “alianzas estratégicas” con las bibliotecas de cada país y con los editores para facilitar la consulta de los libros a través de internet.

Una legislación común para las obras “huérfanas”

La segunda y última jornada del seminario abordó el problema suscitado en torno a las llamadas obras “huérfanas”, ya que la legislación es muy diferente en cada país. Las entidades de gestión de derechos reprográficos solicitaron hacerse cargo de este tipo de obras y reclamaron una legislación común para ellas.

Así lo manifestó la presidenta de la Federación Internacional de Derechos Reprográficos (IFFRO), Magdalena Vinent, quien expuso que la gestión de las obras “huérfanas” debería recaer en las entidades colectivas europeas mediante acuerdos que sean fruto de la colaboración de todas las partes implicadas. “Un buen acuerdo es mucho mejor que una disposición”.

La posición de IFFRO, que cuenta con 123 miembros de 63 países, es que las entidades de gestión deberían ser “el instrumento que solucione la gestión de las obras huérfanas y de las descatalogadas”, es decir, las que no están disponibles en el mercado aunque existan ejemplares de las mismas en bibliotecas.

Tanto la Comisión Europea como el Parlamento están buscando soluciones viables para gestionar los derechos de las obras huérfanas y, mientras tanto, IFFRO promueve “medidas de carácter voluntario” que sean fruto de la colaboración de todas las partes implicadas, “porque son mucho más flexibles y porque pueden ofrecer una respuesta adecuada a los usuarios” sin perjudicar a los titulares de los derechos.