La industria de las nuevas tecnologías no se toma en serio el cambio climático
Mientras que varias asociaciones europeas de la industria de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) reclaman el papel determinante que éstas tienen para luchar contra el cambio climático, Greenpeace, organización internacional de protección de medio ambiente, afirma que las grandes firmas todavía no se toman en serio las medidas para acabar con este problema.

www.aquieuropa.com  24.11.2008

Por cuarto año consecutivo, Greenpeace ha publicado un estudio que examina las emisiones de CO2, el uso de energías renovables y el rendimiento ecológico de las compañías de nuevas tecnologías. Ha concluido que la gran mayoría toman conciencia de su papel para reducir los efectos del cambio climático muy poco a poco.

Señala que sólo Fujitsu, Philips y HP están tomando medidas efectivas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el proceso de fabricación de sus productos. HP, por ejemplo, ha mejorado en la cuestión de reciclaje y reducción de gases de efecto invernadero.
Las que se están quedando atrás en esta nueva generación de "tecnologías verdes" son, entre otras, Motorola, Microsoft, Dell, Appel y Nintendo. Sin embargo, a pesar de que a Appel le hayan criticado su falta de iniciativa para proteger el medio ambiente, su último iPod está libre de todo producto tóxico.
Appel ha caído en el ranking
Sin embargo, en comparación con su primer estudio, de agosto de 2006, incluso las empresas peor clasificadas han subido en el ranking. Así, Motorola, que estaba en el puesto 15º ha pasado al 7º y Toshiba del 7º al 3º. Toshiba, que ha destacado por el gran salto, se ha ganado esta plaza por aumentar el uso de energías renovables. Sin embargo, varias han ido marcha atrás, como Acer, Dell y Appel.
Este informe que delata las buenas y malas prácticas de las empresas de telecomunicaciones se ha publicado una semana después de que asociaciones del sector llamaran la atención sobre el rol que éstas juegan en la protección del medio ambiente.
Por este motivo, EICTA, AeA y GeSI, tres de estas asociaciones europeas, han pedido a la Comisión Europea que se centre más en desarrollar políticas que empujen a este sector a luchar contra el cambio climático y no sólo en desarrollar nuevas energías, por ejemplo. Han hablado incluso de la creación de una red de nuevas tecnologías por la eficiencia energética, financiada por la Unión Europea.