Innovación, flexibilidad, movilidad y dominio de las TIC, cualidades de los jóvenes más valoradas por los directivos veteranos
20/02/2014
Un estudio elaborado por la UOC Business School y la Asociación Española de Directivos (AED) ha puesto de relieve la existencia en las empresas de un nuevo modelo colaborativo entre diferentes generaciones de trabajadores que está cambiando la manera en la que las empresas se organizan.

 Fuente:  http://www.rrhhpress.com

Según informa la UOC, el estudio revela que, en la actualidad, los equipos de trabajo se configuran agrupados por competencias, mientras que anteriormente la división del trabajo se basaba en un proceso de atomización y ejecución.

Así, la coordinación centralizada y jerárquica en el seno de las empresas se ha transformado en descentralización y autonomía, dando como resultado una organización horizontal, en red y caracterizada por la gestión de alto compromiso (HIM - High Involvement Management).

El Estudio UOC-AED pone también de manifiesto las principales diferencias entre los directivos de más de 50 años y los de menos de 35. Los directivos jóvenes valoran de los más veteranos aspectos tales como su red de contactos, su experiencia y su conocimiento del mercado, mientras que los ‘mayores’ valoran de los jóvenes su uso de las TIC, su innovación y aceptación del cambio, su flexibilidad y su movilidad.

Age HIM

Joan Torrent, director de la UOC Business School ha bautizado el incipiente modelo de colaboración entre directivos de diferentes edades como 'Age HIM', el cual tiene cinco variables muy definidas: competencias, competitividad, ocupabilidad, liderazgo y cambio.

La novedad principal de este modelo, según señala la UOC, es la incorporación del elemento “cambio”, gracias a la puesta en escena de las TIC y de conceptos como flexibilidad y movilidad, emprendimiento e innovación.

imagen de la noticiaEn cuanto a las competencias, se valora la experiencia, el conocimiento del mercado y la red de contactos. En cuanto a la competitividad, se tienen en cuenta factores como la complementariedad, y en relación con la ocupabilidad, es necesario un aprendizaje constante de las personas empleables. El quinto elemento, el liderazgo, se relaciona con valores como la delegación, el compromiso y la solución de problemas.

Diferentes percepciones en diferentes generaciones

El estudio también analiza las percepciones que los directivos séniores tienen de los más jóvenes y viceversa. Así, los directivos de más de 50 años observan que los jóvenes trabajan mejor con estructuras más horizontales, tienen una forma de contar el tiempo basada en la inmediatez, tienen un concepto diferente de la cadena de valor, de la jerarquía y de la autoridad y tienen un flujo de contactos más veloz (a pesar de ser más reducido) gracias al buen manejo de las nuevas tecnologías.

En este sentido, los jóvenes no permanecen más de 2 o 3 años trabajando en una misma empresa, ya que tienen la necesidad de cambiar. Es más, los jóvenes abandonan una organización desde el momento en que ésta no les aporta nada.

Los séniores, por su parte, no se plantean constantemente qué les aporta la empresa. Reconocen que mejorarían profesionalmente si fuesen más flexibles, adaptables al cambio, formados y valientes como los jóvenes.