La introducción de las TIC en el aula aumenta la motivación y el número de ejercicios realizados por alumno
18/07/2011
Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Ramon Llull y el CETEI - Fundación Juan XXIII, entidad organizadora del ITworldEdu 2011, han elaborado un estudio sobre un total de 1.700 alumnos de ESO de toda Catalunya que demuestra que los estudiantes que emplean contenidos multimedia mejoran más que aquellos que utilizan métodos tradicionales. Se trata de la primera investigación que demuestra el potencial de las nuevas tecnologías en la enseñanza.

Fuente:  www.cibersur.com   Fecha:  18.07.2011

 El estudio, que se realizó en el primer trimestre del curso escolar 2010-2011, ha sido dirigido conjuntamente por Pere Marquès, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y por Miquel Àngel Prats, director del CETEI-Fundación Joan XXIII y director del ITworldEdu 2011. La investigación, se prolongará durante varios años, y en esta primera fase se ha centrado en la ortografía.

Los resultados obtenidos concluyen que los estudiantes que emplean contenidos digitales mejoran en sus pruebas de ortografía una media del 20%, alcanzando en algunos casos el 50%. En cambio en los centros donde no se utilizan contenidos digitales la mejora ha sido del 3,9%.
 
El estudio muestra que las nuevas tecnologías aplicadas a la educación motivan más al alumno, que muestra mayor disposición a la hora de completar sus ejercicios que cuando utiliza herramientas tradicionales.

En ese sentido, el estudio se ha completado con una encuesta al profesorado que indica que los docentes de los grupos que han experimentado con contenidos digitales han invertido menos horas dentro y fuera del aula en el trabajo de la ortografía.

Sin embargo, sus alumnos han dedicado más horas y han realizado muchos más ejercicios que los que han utilizado métodos tradicionales. Esto se debe a las herramientas de corrección automática y seguimiento a distancia de los deberes digitales, así como al feedback inmediato que reciben los alumnos sobre sus resultados en el libro de texto digital.
 
Por otro lado, y según explica Miquel Àngel Prats, “en los estudios realizados hasta la fecha no se había tenido en cuenta que no es suficiente valorar si la introducción del hardware va a mejorar la educación; hay que considerar que un ordenador sin contenidos adecuados no sirve para nada; y que los profesores necesitan formación sobre cómo sacarles provecho”