La inversión récord en América Latina echa en falta la aportación de la alta tecnología
16/05/2013
América Latina y el Caribe recibió una cifra récord de inversión extranjera directa en 2012, un total de 173.361 millones de dólares, según un informe divulgado hoy por la CEPAL que echa en falta aportaciones a sectores de alta tecnología y que contribuyan a diversificar las economías.

Fuente:  www.cibersur.com

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) destaca que ese total, un 6,7 % más que en 2011, representa el 12 % de los flujos mundiales de IED, que a nivel global se redujeron un 13 % en 2012, de 1,61 a 1,39 billones de dólares, y que se debe al crecimiento económico de la región y los altos precios de las materias primas.

"Solo en África y América Latina y el Caribe aumentaron los flujos de IED. A pesar de que el mundo sufre una desaceleración, en la región se mantienen las cifras de récord", dijo la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, al presentar el informe de ese organismo de Naciones Unidas.

A pesar de ese récord, la CEPAL considera que la IED refuerza la especialización productiva que la región ha mostrado en los últimos años, dedicada a la explotación de los recursos naturales -especialmente en Suramérica- y a las manufacturas, en México y Brasil.

"No vemos indicios muy claros de un aporte relevante de la IED a la generación de nuevos sectores o a la creación de actividades de alto contenido tecnológico", indicó Bárcena.

La economista mexicana consideró que "es el momento de repensar" la inversión extranjera directa en la región para que ésta contribuya a una mayor creación de empleo y a la diversificación de las economías de los países.

En ese sentido, propuso que una mayor proporción de los beneficios de la IED se destine a la creación de fondos para mejorar en campos como la innovación y la tecnología, y que se favorezca la participación de Pymes locales en cadenas globales de valor lideradas por empresas multinacionales.

Para 2013, prevé que los flujos inversión extranjera en la región sean parecidos a los de 2012, por lo que sus previsiones oscilan entre una caída de 3 % y un aumento de 7 %.

Brasil se mantuvo en 2012 como el principal receptor de inversión extranjera, con 65.272 millones de dólares, un 41 % del total de la región, pese a que el monto supone una reducción del 2 % en comparación con el año pasado.

En Chile la IED aumentó un 32 % y alcanzó los 30.323 millones de dólares, lo que permitió a este país superar a México y situarse en el segundo lugar de destino de los flujos de inversión.

Perú, en tanto, fue el país que registró un mayor incremento interanual, con un 49 %, hasta los 12.240 millones de dólares. Otros países que mostraron incrementos respecto a 2011 fueron Argentina (27 %), Paraguay (27 %), Bolivia (23 %), Colombia (18 %) y Uruguay (8 %).

Descenso de las inversiones españolas
Las inversiones españolas en la región cayeron del 14 % al 5 %, mientras que las de Países Bajos aumentaron un punto, al 11 %, aunque la CEPAL cree que la mayoría de estos flujos provienen de empresas radicadas en terceros países.

Esta práctica se ha convertido en algo habitual y provoca que un alto porcentaje de la IED que recibe la región no pueda atribuirse a ningún país de origen.

Según la CEPAL, cada vez es más usual que las trasnacionales canalicen sus inversiones en el exterior a través de filiales en terceros países, muchas veces en paraísos fiscales.

Las multinacionales con presencia en América Latina y el Caribe mantuvieron en 2012 la tendencia a reinvertir cerca del 45 % de las utilidades en los países donde se generaron, mientras que el 55 % fue repatriado a sus casas matriz.