Las TIC, ¿nueva locomotora?
30/11/2010
Para revertir esta realidad, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) lanzó su estrategia digital para aumentar la penetración de banda ancha y dinamizar nuevos escenarios de negocios, competencias y equidad.

Fuente:  www.dinero.com    Fecha:  30.11.2010

El efecto multiplicador que conlleva el aumento de la cobertura de banda ancha habla por sí solo. Según el Banco Mundial, un incremento de 10 puntos porcentuales en su penetración acelera el crecimiento económico en cerca de 1,4%.

En países como Chile, Filipinas e India, el crecimiento en usuarios de banda ancha se convirtió en un dinamizador para luchar contra el desempleo. En el caso austral, aumentar en 10 puntos porcentuales le permitió disminuir en cerca de 2% la tasa de desempleo, mientras en los otros dos países cada empleo generado en la industria de telecomunicaciones por el crecimiento del acceso a internet genera entre 2 y 3,6 empleos adicionales.

A pesar de los beneficios del acceso a banda ancha, Colombia se está perdiendo esa posibilidad. El más reciente informe del Consejo Privado de Competitividad destacó que nuestro país está por debajo de Chile, Brasil, México y Argentina en penetración de banda ancha fija y móvil y a gran distancia en porcentaje de hogares con computador de otros referentes como República Checa, Irlanda, Portugal, España y Corea.

Para revertir esta realidad, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) lanzó su estrategia digital para aumentar la penetración de banda ancha y dinamizar nuevos escenarios de negocios, competencias y equidad. "Esta es una estrategia fundamental para la reducción de pobreza porque cierra brechas. Un niño de estrato uno que tiene acceso a internet tiene las mismas oportunidades para utilizar la información que uno de estrato seis", señala Diego Molano, ministro de las Tic.

Las metas de los indicadores son ambiciosas para los próximos cuatro años. Pasar de 2,2 millones de conexiones de banda ancha a 8,8 millones, llegar al 50% de hogares cubiertos -hoy es de 27%-, multiplicar por siete el número de Mipymes conectadas a internet y llegar a 50% de cobertura, y alcanzar los 700 municipios conectados con fibra óptica -en la actualidad son 200-.

El Gobierno invertirá $5,5 billones en los próximos cuatro años. "Pensamos que el sector privado y los operadores van a poner entre tres y cuatro veces eso", dice el Ministro.

La agenda enfrenta varios retos que, Gobierno y empresarios tendrán que superar y agilizar para alcanzar las metas. Una mayor dinámica en el uso de internet, movido por requerimientos del Gobierno y por las nuevas tendencias en generación de contenido por parte de los usuarios, depurar el espectro -materia prima del desarrollo de banda ancha móvil-, atraer a los generadores de contenido al país para evitar la alta ocupación en el tráfico de los cables submarinos que podría poner en riesgo el servicio, y agilizar políticas regulatorias convergentes y tributarias que dinamicen la estrategia.

El plan

El Gobierno busca replicar el caso de los celulares que, en materia de cobertura, están en más del 90% de la población. El foco de la estrategia estará en estratos 1, 2 y 3, en el campo residencial, así como en las microempresas.

"Tenemos que buscar masas críticas. Esta industria tiene una característica sobresaliente: las economías de escala. Eso quiere decir que entre más, es más barato", dice Molano.

El plan se abre en cuatro ejes: la infraestructura, los servicios, las aplicaciones y los usuarios. "Lo valioso del plan es que se junta la oferta con la demanda", dice Alfonso Gómez, presidente del Grupo Telefónica en Colombia.

En el tema de infraestructura, tres aspectos son estratégicos. El primero está relacionado con las redes de fibra óptica. El Gobierno decidió reenfocar los recursos que tenía destinados al satélite, cerca de US$200 millones, para iniciar la fase de conexión de fibra óptica a más de 500 municipios. El segundo es el tema del espectro. Dada la velocidad de las tecnologías y los nuevos conceptos de 3G y 4G, es necesario depurarlo y reubicar concesionarios en nuevas frecuencias. El Mintic espera tener claro el plan de depuración, con la Agencia del Espectro, en los primeros meses del año entrante. El tercer aspecto se refiere a la capacidad de los cables submarinos, pues la mayoría de las páginas que visitan los colombianos -como Facebook o Google- están fuera del país. "Si no se hace nada para aumentar la capacidad de los cables, buscar mayor penetración por el Pacífico, por ejemplo, y atraer a los inversionistas para que monten su hosting en Colombia, el servicio puede colapsar en dos años", explica el Ministro.

Frente a los servicios, el mayor interés es despertar en los usuarios las necesidades del consumo de banda ancha. En estudios realizados por el Mintic se encontró que los estratos de menores recursos y las Mipymes no adquirían el servicio por dos razones: alto precio y no le ven utilidad. "Cualquier cosa que no sea útil, es cara", dice David Londoño, vicepresidente de mercadeo de Telmex.

"Este es un tema transversal en el que el Gobierno tiene que dar ejemplo", agrega el Ministro. Esto significa profundizar la estrategia de Gobierno en Línea, que ha colocado a Colombia como uno de los países con más avances en este tema en la región y los ministerios ya tienen iniciativas en este campo. Además, para favorecer el precio, se analiza la disminución del IVA para el servicio de internet a los mercados objetivo.

Las aplicaciones -el tercer eje estratégico- se convierten en la herramienta para desarrollar nuevos productos. "El objetivo es convertir a Colombia en un clúster de desarrollo de aplicaciones", dice Molano. La idea es montar un fondo de inversión de US$100 millones para desarrollar aplicaciones, apoyar los emprendimientos y dinamizar la oferta. El Gobierno pondrá los primeros US$30 millones y ya operadores, como Telefónica, han manifestado su interés por participar con una cantidad similar.

El cuarto eje es el usuario, para que tenga una mayor apropiación de la tecnología y de la creación de contenidos. El Gobierno se apoyará en modelos, como los Tecnocentros, programas de capacitación y en fortalecer el régimen de calidad y protección al usuario.

Los retos

La evolución del mercado de banda ancha avanza a grandes velocidades. "Hace cuatro años, el principal consumo de internet era de texto y ha evolucionado hacia uno de relacionamiento en las redes sociales -como Facebook, YouTube, Twitter, etc.- compartiendo conocimiento, información, fotos y videos que consume ancho de banda por montones. Eso hace que el internet de hoy tenga las siguientes características: alta velocidad, móvil y seguro. Además, el computador no será el único dispositivo que se conectará. Consolas de juego, radios, televisores, smartphones, PDA y tablets demandarán conectividad", dice Londoño, de Telmex, empresa que acaba de anunciar una agresiva estrategia de penetración de banda ancha con planes que ofrecen de 4 a 20 megas.

¿Qué retos trae el plan? Desde la óptica pública sobresalen los siguientes. Uno, llevar más servicios que despierten el interés de conectarse a banda ancha. "Esto es como un portaviones que va a llevar lo que le pongamos encima. Es muy importante que las entidades del Gobierno entiendan que más que una oportunidad, es una asignatura pendiente", señala Gómez, de Telefónica.

Carlos Alberto Peña, presidente de Alcatel Lucent, coincide en que para incrementar la demanda hay que poner más servicios del mismo gobierno en la red. Por su parte, para Londoño, Gobierno en Línea debe evolucionar. "Debe encaminarse a una estrategia transaccional, hoy es más de información. Es necesario que migre hacia plataformas de Web 2.0", señala el funcionario de Telmex.

En segundo lugar, acercar el contenido al país. "Plataformas, como Content Delivery Network permiten acercar el contenido para no tener que hacer el viaje internacional en cada bite", dice Gómez. Eso significa llegar a acuerdos con Google, Yahoo! y demás para que traigan sus servidores a Colombia; países como Argentina y Brasil ya lo han logrado.

De otro lado, el espectro tiene en sí mismo varios desafíos. Además de la depuración, para Peña, de Alcatel Lucent, "hay que buscar un consenso a nivel regional en el tema de bandas y su asignación para que permita generar una red regional o, de lo contrario, Colombia podría quedar convertida en una isla", señala.

En el tema regulatorio, el mercado está atento a lo que pase con el proceso de eliminación de la Comisión Nacional de Televisión que permitiría hacer una política convergente y la definición del tema de los subsidios en telecomunicaciones.

En el frente empresarial, los retos no son menores. Las empresas tendrán que profundizar, en medio de un mercado masivo, sus estrategias de segmentación para llegar con la oferta de productos y servicios adecuada a cada usuario.

En el caso de las aplicaciones se avecinan grandes desafíos. Uno, capitalizar el momento. "Colombia tiene una oportunidad de oro. Hay un mercado nacional gigantesco de más de 40 millones de móviles, pero en el mercado hispano puede haber más de 500 millones. El fondo tiene el mérito de acercar a las empresas y a los emprendedores", dice Gómez, de Telefónica.

El segundo, el modelo para trabajar con las operadoras. "Hay que cambiar el chip. Para estos emprendedores, el fin es la venta de su empresa a uno de los grandes jugadores, y para los operadores la incorporación a su organización. Es mejor seguir independientes y buscar alianzas y mecanismos que soporten el desarrollo de aplicaciones", explica un analista. Y otro, como explica Peña, de Alcatel Lucent, no es solo generar un espacio o entregar recursos. "Los operadores deben exponer sus redes a esta comunidad de desarrolladores para que trabajen sobre ellas", agrega.

Viene una nueva etapa de desarrollo de las telecomunicaciones en Colombia y las apuestas están sobre la mesa. Alinear las estrategias podría convertir este trabajo público-privado en uno de los principales dinamizadores de la economía y convertirse en otra de sus locomotoras