El lento retorno al crecimiento
17/02/2011
pesar de apreciarse signos de mejora, la crisis económica ha continuado a lo largo de 2010 castigando al sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC)

Fuente:  www.computing.es   Fecha:  17.02.2011

  Especialmente en regiones maduras como EMEA, donde el mercado TIC sigue sufriendo el efecto de una crisis económica que en 2010 cumplió su tercer año. Podemos hablar, no obstante, de recuperación ya que tras la caída global del 1,6% que registraron las ventas en este mercado en 2009, los datos publicados por IDC en el tercer trimestre apuntan a que el mercado TIC mundial cierre 2010 con un volumen de negocio de 2,9 billones de euros, cifra que supone un crecimiento del 4,5% respecto a 2009. Ya en marzo de 2010 y coincidiendo con la publicación del informe que periódicamente realiza el Observatorio Europeo de las Tecnologías de la Información (EITO), el presidente de la Asociación Alemana de Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Nuevos Medios (Bitkom), August-Wilhelm Scheer, ratificaba el retorno al crecimiento: “los mercados globales de alta tecnología se están recuperando de la crisis económica y los signos apuntan nuevamente hacia el crecimiento”.

 
 
 
Sin embargo, la situación no es lógicamente igual para todos. El informe del EITO, elaborado en colaboración con IDC y publicado en marzo de 2010, recogía unas previsiones de crecimiento del mercado TIC global para 2010 del 1,9% -porcentaje que se ha superado- gracias fundamentalmente a países emergentes como China, India y Brasil, cuyos mercados de alta tecnología han sido capaces de registrar fuertes subidas a pesar de la crisis y actúan como palanca de progresión del mercado TIC global. “En 2010”, subrayaba Scheer, “los países emergentes aportarán un ímpetu adicional al crecimiento de los mercados”. El director de Análisis de IDC Iberia, Antonio Achaerandio, insiste en la misma idea al llamar la atención sobre “el positivo efecto que están teniendo en el crecimiento las economías menos desarrolladas o emergentes”.


La potencia BRIC
 

Ciertamente y con la única excepción de Rusia, los denominados países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) se han visto impactados de forma menos severa por la crisis económico-financiera global, de manera que registran los ratios de crecimiento más fuertes. Es el caso del mercado TI chino que, tras gozar en 2009 de una progresión del 10%, crecerá en 2010 un 11% hasta los 33.600 millones de euros. Y en el mismo porcentaje aumentarán las ventas TI en India, sumando 14.000 millones de euros en 2010. Como constata Scheer, “puesto que la penetración de la economía y la administración pública por modernos sistemas TI aún no está tan avanzada como en los países industriales, los países BRIC están ganando terreno rápidamente”.
 
En contraste, el mercado TI en la Unión Europea continúa estancado. Las previsiones de marzo del EITO apuntaban a un crecimiento en 2010 del 0,2% hasta los 303.000 millones de euros. Y también en EEUU, las ventas de hardware, software y servicios vuelven a descender en 2010, alrededor de un 0,8 % hasta los 304.000 millones de euros. La situación es por tanto muy diferente en las regiones maduras. En el caso de EEUU, el mercado telco crece en 2010 un 1,6% hasta los 324.000 millones de euros; y aún menor es la progresión en la Unión Europea, con un 0,1% de crecimiento hasta los 346.000 millones de euros.
 



La movilidad salva al sector telco
Cabe destacar en este punto que el impacto de la crisis económica en el mercado global de las telecomunicaciones ha sido más leve que en el mercado TI y su recuperación está siendo más rápida. Tras el retroceso del 9,5% sufrido en 2009, las previsiones de IDC en marzo apuntaban a un incremento de las ventas en el mercado de las comunicaciones del 2,9% en 2010 hasta 1,4 billones, un pronóstico que se ha cumplido y que tenía en cuenta tanto cambios tecnológicos como estructurales.
 
Como resultado de esa evolución, ha descendido el número de llamadas realizadas a través de redes fijas mientras que se ha producido una explosión de la telefonía móvil y a través de Internet. De hecho, se estima que un 18 por ciento de los hogares de EEUU ya no utilizan la telefonía fija y hacen exclusivamente uso de sus móviles. En esa línea, la venta de servicios de redes fijas de voz viene registrando desde hace años un declive que, según las estimaciones del EITO, es a escala mundial del 4,6% en 2010.
 
En el lado contrario y si bien con un crecimiento moderado se sitúa el mercado móvil con una progresión estimada en 2010 del 1,4 % hasta los 417.000 millones de euros, correspondiendo a los servicios de datos el avance más notable.


Se calcula que la venta de conexiones y servicios de datos en redes fijas habría crecido en 2010 un 7% hasta los 198.000 millones de euros

, mientras que los servicios de datos móviles gozan de una subida aún mayor, de entorno al 16% hasta los 141.500 millones. Y es que, la Internet móvil está conquistando el mercado de masas.


Más lento está siendo el retorno al crecimiento del segmento TI (hardware, software y servicios

). Tras el retroceso en las ventas del 4,6% sufrido en 2009, las previsiones de marzo del EITO contemplaban un incremento de las ventas en 2010 del 0,4% hasta los 894.000 millones de euros, una cifra que se ha superado a tenor de los datos de IDC con una cifra de negocio a escala mundial para el sector TI de 1,5 billones de euros.
 
 
En cuanto al software, Gartner prevé que la inversión en software empresarial en EMEA supere el crecimiento en hardware, una tendencia que se mantendrá hasta 2014. No obstante, emerge en este escenario como un factor clave de avance el cloud computing, que está aumentando en la Unión Europea a un ratio del 20 por ciento anual.


Pero, dentro del contexto europeo, la situación varía de país a país

. Así, pues, en Europa Occidental ciertos países lideran el repunte, como Alemania y Francia, en contraste con países como Grecia, Italia, España y Portugal, que siguen luchando con un débil crecimiento. Se trata, de acuerdo con la consultora Gartner, de un fenómeno de polarización que implica riesgos importantes.
 
Como explica el vicepresidente senior y responsable global de Investigación de Gartner, Peter Sondergaard, “los países que encabezan la recuperación están siendo más proactivos en el frente de la adquisición de software, mientras que aquellos que continúan languideciendo en la recesión están perdiendo la oportunidad de invertir en software innovador, una situación que puede dar lugar a una separación aún mayor en cuanto al tamaño y el ratio de crecimiento del mercado de software en estos dos diferentes tipos de países”.

 
Esperando el repunte de EMEA
 

En esa línea, la región EMEA continúa en el ojo del huracán. No en vano y de acuerdo con Gartner, EMEA es la única región que registra un declive en la inversión en TI tanto en 2009 como en 2010, año en el que según la consultora la inversión empresarial en TI totaliza en EMEA 784.400 millones de dólares, con un retroceso del 2,1% respecto a 2009. “Este declive”, apunta Sondergaard, “hace de EMEA la región más lenta en superar la crisis”.
 
De acuerdo con el experto, en 2010 Europa Occidental registró el peor declive de la inversión empresarial en TI de EMEA, con una reducción del 3,3% y experimentó asimismo el ratio de crecimiento anual más lento a largo plazo con un 0,8% hasta 2014.
 
Ciertamente, la crisis de la deuda soberana europea adelanta un periodo de austeridad que afectará a las maduras economías de Europa Occidental. Y es que, ante el creciente escrutinio de sus finanzas públicas por parte de los mercados, un buen número de países europeos ha adoptado severas medidas de austeridad con el punto de mira puesto en reducir el déficit público y la deuda, evitando en última instancia situaciones como la de Grecia o Irlanda. En ese escenario, los datos que maneja Gartner apuntan a una reducción de la inversión en TI del sector público en EMEA del 2,8% en 2010 totalizando 139.600 millones de dólares y la consultora prevé una progresión lenta hasta 2014 en tanto que “el sector público continúa centrándose en poner bajo control el déficit”.
 
No es extraño, por tanto, que el único segmento en EMEA que ha retornado al crecimiento en 2010 sea el hardware que, según Gartner, movió una cifra total de 79.400 millones de dólares con un incremento del 4,6% respecto a 2009. “Apreciamos un alza en el segmento hardware debido a los bajos volúmenes registrados en 2009 y el retorno gradual de las organizaciones a sus ciclos normales de reemplazo”, indica Sondergaard.
 
Del mismo modo que fue el menos afectado de los segmentos del hardware en 2009 y a tenor de la explosión de datos, el almacenamiento seguirá manteniendo el mejor comportamiento hasta 2014; mientras que los segmentos de servidores, impresoras y PCs seguirán sufriendo en línea con la tendencia al uso de dispositivos de menor coste.
 
Por su parte, el mercado de servicios TI continúa sufriendo en EMEA y será, de hecho, el que tardará más en retornar al crecimiento. Las previsiones de Gartner apuntan a una cifra para 2010 de 234.000 millones de dólares, con un descenso del 5,6%. Y es que, si en el pasado los servicios TI mostraron cierta resistencia a los momentos difíciles, la filosofía de reducción de costes y la aversión al riesgo están afectando muy negativamente a este mercado. A pesar de las dificultades, Gartner contempla un repunte en EMEA en 2011 y apunta a un volumen de 795.200 millones de dólares, con un moderado incremento del 1,3% respecto a 2010.
 
En la misma línea y de mantenerse la tendencia de la recuperación, el mercado global TIC podría consolidar su crecimiento en 2011 y superar los 3 billones de euros, con un crecimiento del 3,9%, de acuerdo con las previsiones de IDC. De hecho, esta consultora estima que la inversión global en TI podría alcanzar en 2011 los 1,6 billones de dólares, una cifra que supondría un incremento del 5,7% y a la cual los mercados emergentes aportarían más de la mitad. Sin embargo y como se recuerda desde IDC, “todavía hay bastante incertidumbre sobre la evolución en 2011, se ve una recuperación pero débil y está por despejar si será una recuperación sostenida en el tiempo en la que influenciarán aspectos por resolver como la guerra de divisas o el futuro de la política económica y regulatoria europea”.