Del libro de familia al Registro Civil electrónico
11/01/2010
El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley del nuevo Registro Civil, orientado a las personas, único para toda España, accesible telemáticamente gracias a las nuevas tecnologías, al servicio de los ciudadanos y desjudicializado.

Fuente:  http://www.cibersur.com   Fecha: 11.01.2010

El nuevo Registro Civil, cuyo anteproyecto de ley ha aprobado el Consejo de Ministros, no persigue "colocar" ordenadores en el Registro tradicional, sino que cambia "de arriba a abajo" su concepción, según ha explicado el ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Con el nuevo Registro, que será único para toda España, se acaba con la dispersión. La información no se procesará en función de dónde suceden los hechos (nacimiento, matrimonio, defunción...), sino de la persona.

En este sentido, cada persona tendrá una ficha personal única, un "Código Personal de Ciudadanía", que se abrirá con su nacimiento y a ella se incorporarán todas las variaciones de su vida civil.

Con ello dejarán de expedirse Libros de Familia, que serán sustituidos por certificados registrales. Éstos podrán solicitarse personalmente o a través de internet.También se supera el criterio de territorialidad, ya que en cualquier oficina se podrán realizar inscripciones y todas ellas tendrán acceso a la información registral. Ello redundará en beneficio del ciudadano al que, salvo en extraordinarias ocasiones, no se le solicitarán certificados.

El ciudadano, además, podrá acceder a sus datos de forma telemática por lo que no tendrá que acudir a ninguna oficina registral para solicitar certificaciones o consultar datos, pues los asientos serán informáticos y la firma electrónica se convierte en elemento esencial en la gestión y custodia del Registro Civil.

Con este anteproyecto de ley, el Registro deja de ser una pieza de la administración judicial, pues se separa lo judicial de lo gubernativo, descargando así a los jueces de estas labores lo que facilitará que puedan dedicarse de lleno a su función primordial: juzgar y ejecutar lo juzgado.