Michio Kaku: "Los ordenadores se alojarán bajo nuestra piel"
17/06/2014
GMV celebra en Madrid su 30º aniversario reuniendo a gurús tecnológicos y a altos cargos de la administración

Fuente: www.computing.com

La tecnológica española GMV, especializada en soluciones para la administración o para industrias como la aeronaútica o la espacial, ha cumplido 30 años mirando al futuro. Y lo hizo en un evento con gurús en Madrid. En la reunión, inagurada por la presidenta de GMV, Mónica Martínez Walter, estuvo la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, quien aseguró que las empresas han de implicarse mucho más en el I+D+i, que "es el camino hacia la competitividad y la empleabilidad". El objetivo marcado por Europa es que las dos terceras partes de la innovación provengan de la I+D+i empresarial, por ello, es necesario “la creación de un ecosistema alrededor de la innovación. El Gobierno español va a invertir para su desarrollo 1.800 millones de euros”, añadió Vela.

 

A continuación, el físico estadounidense Michio Kaku adelantó que la edad cibernética que viene es la del capital intelectual. “Estamos pasando de un capitalismo de bienes a un capitalismo intelectual, el capitalismo perfecto. El consumidor tendrá a su alcance toda la información sobre los mejores productos del mercado y ello aumentará la competitividad entre las empresas, que tendrán que esforzarse por ofrecer a un precio competitivo, la mejor opción. Incluso será posible la personalización en masa de los productos de consumo”.

 

Otro de los conceptos en los que Kaku insistió durante su ponencia es que no se debe luchar contra las diferentes oleadas de innovación por las que necesariamente atraviesa la humanidad. “Nos encontramos en la cuarta de estas oleadas y la biotecnología, la inteligencia artificial, la nanotecnología o la ciencia molecular son sus grandes protagonistas. El hilo conductor que las une a todas ellas son las telecomunicaciones”. En cuanto a los ordenadores, el físico aseguró que desaparecerán tal y como los conocemos hoy en día. Toda la computación que ya reside en la nube, dará paso a la irreversible digitalización del capitalismo. “Los ordenadores estarán en las paredes, en el suelo o incluso bajo nuestra piel. Pagaremos desde el móvil, el reloj o tan sólo pestañeando”.

 

Según Kaku, la siguiente oleada de innovación tendrá lugar en el campo de la medicina. “La nanomedicina podrá localizar y matar células cancerígenas e incluso identificar la aparición de tumores diez años antes de su formación. En la actualidad se está trabajando en el cultivo de órganos humanos”. Tras la intervención de Michio Kaku, el divulgador Eduard Punset abrió el debate con el resto de participantes. Daniel Sieberg, director senior de marketing de Google, hizo reflexionar sobre la necesidad de recuperar el equilibrio de la vida en un mundo tan tecnológico. “Debemos tomar conciencia de nosotros mismos, ya que la tecnología se está convirtiendo en algo invisible en nuestro día a día. Por eso debemos aprender a gestionarla, prestando la atención que se merecen las personas que se relacionan con nosotros”. Esta realidad está siendo capitalizada ya por algunas empresas como Google, mediante el desarrollo de tecnologías que ayudan a la humanidad y destacó “que en los negocios ninguna comunicación vía email podrá sustituir a “un buen apretón de manos y a una conversación cara a cara”

 

Por su parte, Bas Landorp, CEO de Mars One, proyecto privado que pretende establecer una colonia humana permanente en Marte, consiguió ilusionar a la audiencia con eso ambicioso proyecto. “El asentamiento previsto para 2024 será el momento más decisivo de la historia de la humanidad, el ser humano habrá comenzado la colonización de otro planeta”, aseguró. La máxima de Landorp es que “no hay obstáculo que no podamos superar”. Mars One contará con suministradores aeroespaciales consolidados para desarrollar y fabricar todos los componentes necesarios de las misiones.

 

El último en intervenir en el debate fue el doctor Julio Mayol, director de la unidad de Innovación del hospital Clínico San Carlos de Madrid y profesor en universidades de España y EEUU. “La única manera de crear el futuro es hablar de él”, remarcó. Según Mayol, la medicina del futuro consta de tres elementos disruptivos: un nuevo modelo de negocio, la innovación tecnológica y el cambio en las personas. “El sistema sanitario no da protagonismo al individuo. En el futuro el objetivo es que los pacientes perciban la calidad de su salud. Para dar valor sanitario, es preciso por tanto hacer un cambio de modelo que nos lleve a la Medicina poblacional transparente. Gracias a la nanotecnología y a la digitalización conseguiremos diagnósticos no invasivos”.