Networking de conocimiento, ventaja estratégica para la supervivencia y evolución de las empresas
23/05/2012
El ser humano es posesivo por naturaleza. Pero en el siglo XXI se ha llevado a extremos este sentimiento de supervivencia, incrementando la competitividad e individualidad de los profesionales y las organizaciones.

Fuente:  http://www.rrhhpress.com  Fecha: 23.5.2012

Demos una vuelta a la frase de “ningún hombre es una isla”, de Paulo Coelho, tengamos en cuenta la necesidad de conocimiento que tiene el ser humano y la sociedad para sobrevivir y miremos a las acciones que se están llevando a cabo en la difusión de innovaciones de Recursos Humanos entre las empresas. ¿Cómo fluye el conocimiento a través de las organizaciones?

La tendencia dominante en el mercado se basa en que no es bueno compartir con otras compañías temas estratégicos si tenemos una ventaja competitiva en el mercado. ¿Por qué vamos a compartir la información y la experiencia que nos la ha dado? Debemos aprovecharla y hacer que rinda beneficios.

Pero ¿hasta qué punto puede esta “ventaja” ser aprovechada? Siguiendo esta reflexión encontramos tendencias innovadoras que argumentan que es importante la posición en la red para tratar de ganar legitimidad y reconocimiento, y que una manera de lograrlo es compartiendo información.

La actualidad empresarial está dominada por una fuerte tendencia global de modelo de negocio importada de Estados Unidos: La consultoría.

El concepto consultoría se basa en servicios de asesoramiento profesional externo a empresas, y ha sido consolidado en nuestro país por las “Big 4”: Deloitte, PwC -antes PricewaterhouseCoopers-, Ernst & Young y KPMG.

La presión económica a la que se han visto sometidas las consultoras ha hecho que se vieran forzadas a salir al exterior, acelerando su proliferación en nuestro país independientemente de su oferta de servicios, aunque cabe destacar el incremento de micro consultoras tecnológicas desde 2010.

La incorporación de estas pequeñas consultoras al modelo de consultoría estratégica ha desarrollado en nuestro país una nueva tendencia basada en el cliente y en la confianza que este pone en los servicios prestados. La denominada por Julen Iturbe “consultoría artesana” ha modificado los modelos consultivos de nuestro país dándoles una personalidad propia caracterizada por la confianza, el orgullo por el trabajo y la relación entre iguales.

Es precisamente en este modelo donde tiene cabida la segunda de las tendencias mencionadas. La importancia de las personas, de la difusión del conocimiento y el componente social de la consultoría artesana hacen del movimiento del networking una herramienta gracias a la cual los diferentes profesionales ponen en común información relevante y generan importantes sinergias que se convierten en ventajas estratégicas sólidas y duraderas, repercutiendo en la supervivencia y evolución de las organizaciones que las llevan a cabo.

Podemos ver en la base de estas nuevas tendencias el reflejo de la filosofía del open source que siguen proyectos colaborativos como Linux, quienes defienden que el software es conocimiento y debemos poder difundirlo sin trabas, y la actitud antisocial de su ocultación, habiendo comprobado los incentivos del apelativo “abierto” y dándole peso a la motivación pragmática de sus ventajas técnicas y estratégicas.

Personalmente, creo que la visión de la organización desde una perspectiva legítima y consolidada pasa por la apertura estratégica de la misma, generando fuertes colaboraciones y sinergias con la competencia, de tal manera que se puedan reducir los niveles de "depredación" que la situación económica actual puede generar.