La nube se integra con el resto de la infraestructura
03/07/2012
Los responsables de TI de las organizaciones han visto, en los últimos tres años, la necesidad de adaptar su tecnología ante la llegada de cloud computing. Los proveedores tampoco han sido ajenos a la incursión en casa de los clientes de un modelo de trabajo que aboga por la flexibilidad, el tráfico de datos gestionado en parte por terceros y un modelo de pago por uso.

Fuente:  www.redestelecom.es

El impacto de la nube en ritmo diario de trabajo de los centros de datos se ha dejado notar, así se refleja en una mesa redonda organizada por REDES&TELECOM bajo el epígrafe de “Los centros de datos conviven con la nube”, que ha contado con la participación de proveedores como Eaton, Hewlett-Packard y Netgear.

La adopción de la nube por parte de las organizaciones no solo afecta a la empresa en sí, sino también al resto de los proveedores de tecnología, según reconoce Javier Martínez, UPS Product Manager de Eaton, que explica cómo “la aparición de cloud computing es una muestra más de que el mercado está en continua evolución; la llegada de la nube a las empresas ha hecho que estas encuentren una nueva vía para flexibilizar la provisión de su tecnología y apostar por un modelo de negocio basado en el pago por uso, por citar algunas de sus ventajas. Pero igualmente ha repercutido en el resto de fabricantes y proveedores de la industria que tenemos que adaptar nuestras soluciones y servicios al modelo de la nube adoptado por los clientes y lo estamos haciendo volcándonos en equipos modulares y propuestas más flexibles que se alineen con el concepto de cloud computing”.

Por su parte, Pablo Ráez, responsable de Ventas y Desarrollo de Negocio de HP Cloudsystem de Hewlett-Packard, señala que “cloud computing no es solo una tecnología sino una manera de hacer las cosas, una forma de construir las TI como un servicio; su influencia más allá de los clientes ha sido clara, de modo que los proveedores hemos tenido que movilizarnos. ¿En qué dirección? Pues en estos momentos ofreciendo soluciones que resuelvan el nuevo dilema de las empresas: optar por una nube pública, una privada o una híbrida; nuestra respuesta es que cualquiera de ellas o la combinación de varias puede ser válida para una compañía, dependiendo de su negocio, pero en cualquier caso y mirando hacia un futuro cercano, lo decisivo es ir hacia un modelo de cloud convergente donde todas las nubes hablen el mismo lenguaje”.

Finalmente, Xavier Lleixà, Ingeniero de Ventas de Netgear, resalta las ventajas del cloud computing más allá del propio centro de datos, “pensando en cómo puede ser una herramienta de gran utilidad para los partners de los proveedores al permitirles ofrecer servicios y soporte a los clientes a través de un portal, y realizando toda la gestión y monitorización de los servicios desde la nube”. Lleixà también destaca otros beneficios como pueden ser “la sincronización de operaciones en el caso del almacenamiento y el acceso a los datos en la nube”.

En el debate también se han puesto en solfa algunos puntos en la sombra asociados a la nube como puede ser “saber qué hacer cuando un cliente aloja su información en una cloud pública y posteriormente quiere cambiar de proveedor, en estos casos firmar un contrato con unos SLAs claros y detallados es determinante”, recuerda Xavier Lleixà desde Netgear.