Las nuevas tecnologías contribuyen a que moverse sea cada vez menos necesario
07/10/2013
La inactividad física es el cuarto factor de riesgo más importante de mortalidad y una de las principales causas de enfermedades crónicas como el sobrepeso y la obesidad, según ha destacado el doctor Rafael Urrialde de Andrés, responsable del área de Salud y Nutrición de Coca-Cola Iberia, quien destaca que las nuevas tecnologías y el entono en el que se vive actualmente contribuyen a que moverse sea cada vez menos necesario.

Fuente:  http://www.cibersur.com 

"Vivimos en un entorno que hace que las personas sean inactivas porque, entre otros factores, las nuevas tecnologías contribuyen a que todo resulte más fácil, moverse sea cada vez menos necesario y además las actividades de ocio son cada vez más sedentarias", ha alertado.

En su opinión, "el incremento sustancial del sedentarismo y la inactividad física está motivado por los cambios en los hábitos de vida de la población, tanto en los patrones alimentarios como de actividad física, y el descenso en el gasto energético en la vida cotidiana".

Durante su intervención en el XIV Seminario de Nutrición 'Controversias, Debates y Avances en Nutrición' organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que se está celebrando en Cuenca, Urrialde ha destaca que tanto para hombres como para mujeres existe una mayor prevalencia de sobrepeso u obesidad en aquellos que pasan sentados más de 4 horas al día y caminan menos de 1 hora, en comparación con aquellos que pasan sentados menos de 4 horas al día y caminan más de 1 hora.

"Actualmente la comunidad científica coincide en señalar que una de las herramientas de salud pública con mayor potencial para poner freno a la epidemia de la obesidad es la prevención mediante la práctica habitual de actividad física, que a su vez, es fundamental para conseguir el equilibrio energético entre las calorías que ingerimos y las que gastamos", ha añadido.

El experto señala que es necesario fomentar un estilo de vida activo y saludable basado en una dieta variada, moderada y equilibrada, incluyendo unos niveles adecuados de hidratación y la práctica regular de actividad física, para promover el bienestar de la población y evitar de esta forma el sobrepeso y la obesidad.

Durante el encuentro se ha recordado que las personas que realizan ejercicio físico se perciben más saludables, con menos estrés y presentan mejor estado anímico que aquellas que no realizan ningún tipo de ejercicio físico. La práctica regular de cierta actividad física mejora los niveles de ansiedad y depresión e incide beneficiosamente sobre otras emociones, contribuyendo todo esto al bienestar psicológico de las personas