Obama apuesta a la tecnología
27/01/2011
El presidente Barack Obama llevó ayer a Wisconsin su apuesta por una nueva era de innovación tecnológica en Estados Unidos, como fuente para potenciar la economía y el éxito de su país a nivel mundial.

Fuente:  www.elnuevodia.com   Fecha:  27.01.2011

“Tenemos que elevar nuestro juego. Con seriedad, tenemos que acometer el trabajo para ganar el futuro. Así es como vamos a crear los puestos de trabajo, desarrollar las industrias del futuro y ganar el futuro en el siglo XXI”, dijo Obama, en un mensaje ante los empleados de la empresa Orion Energy Systems, en la localidad de Manitowoc, dedicada al desarrollo de tecnología energética solar y eficiente.

Como es tradición, al otro día de su mensaje sobre el estado de situación de Estados Unidos -el cual estuvo centrado en la innovación tecnológica, la educación, infraestructura, la reforma del Ejecutivo y la responsabilidad fiscal-, Obama echó en su saco de campaña sus ideas para diseminarlas por una localidad estadounidense.

Obama ha descrito el reto a que se enfrenta Estados Unidos como el “momento Sputnik”, en referencia al avance hecho por la NASA después de que los soviéticos fueran los primeros en enviar un satélite al espacio.

De hecho, en Manitowoc, en 1960, cayó un pedazo de metal del satélite. “La prensa no me va a creer que me enteré cuando estaba de camino”, dijo Obama, tratando de indicar que la única razón por la cual decidió presentar su primer discurso tras el mensaje de estado en Manitowoc fue por el tipo de proyectos energéticos que realiza Orion Energy Systems.

Es la primera visita de un presidente de Estados Unidos a Manitowoc, una localidad de 34,000 habitantes.

No es casualidad, sin embargo, que Wisconsin es uno de los estados claves de las elecciones presidenciales de 2012 y en el cual los republicanos barrieron en los comicios legislativos y estatales de noviembre pasado. Obama, sin embargo, ganó el estado cómodamente en 2008.

Al visitar otras dos empresas de la localidad, Obama aprovechó para resaltar algunas de sus iniciativas energéticas, como la meta para que de cara a 2035 el 80% de la electricidad estadounidense sea producida de fuentes de energía limpia y en 2015 poder tener en la calle un millón de vehículos eléctricos.

“No podemos jugar a la defensiva, si jugamos para no perder, alguien nos va a vencer”, dijo Obama, quien ha descrito su plan centrado en la innovación tecnológica, la educación y el desarrollo de infraestructura como una propuesta para “ganar el futuro”.

En su mensaje del martes en la noche, Obama hizo un llamamiento al bipartidismo, buscando colocarse en el centro del debate entre los liberales de su partido y los conservadores republicanos.

Suave, firme

Sobre todo, Obama defendió su intención de congelar los fondos discrecionales del presupuesto como un paso hacia la responsabilidad fiscal, mientras la Casa Blanca advertía que cortar en 20% los gastos públicos, como quieren los republicanos, sería atentar en contra de la recuperación económica.

Con un tono suave, pero firme, también trató de colocar a los republicanos a la defensiva en temas como la reforma federal de salud, la reforma contributiva y cambios futuros en programas como el Seguro Social, Medicare y Medicaid.

En general, los republicanos trataron de acentuar que Obama no tomo los pasos suficientes para combatir el déficit fiscal, que supera el billón de dólares. “La deuda va pronto a eclipsar toda nuestra economía”, dijo Paul Ryan, el republicano que preside el Comité de Presupuesto de la Cámara baja.

“(En su mensaje Obama) casi sonó como un republicano. Pero hay que ver si va a actuar como un conservador o un republicano”, señaló, por su parte, el congresista republicano puertorriqueño Raúl Labrador (Idaho).

Pero la cordialidad no duró mucho más de los 62 minutos durante los cuales Obama se dirigió al Congreso y los legisladores, contrario a la tradición, se sentaron junto a colegas de otro partido. “Señor Presidente, usted no cree en la Constitución. Usted cree en el socialismo”, indicó el republicano Paul Broun (Georgia), en un Twitter.

En la respuesta a nombre del caucus del Tea Party, la congresista republicana Michelle Bachmann (Minnesota) abogó por la derogación de toda la reforma federal de salud, la cual momentos antes Obama dijo estar dispuesto a revisar sin relitigar sus fundamentos principales.

Bachmann describió la reforma de salud como “Obamacare”, pero en su respuesta televisada evitó describir las políticas de Obama como socialistas.

A la jefatura republicana no le agradó la atención que se le prestó a la reacción de Bachmann, cuya respuesta fue transmitida en directo por la cadena de televisión CNN con el mismo énfasis que se le dio a Ryan como el portavoz republicano de la noche. “Los mensajes de estado tienen 538 respuestas diferentes”, indicó el líder la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky).

Al presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner (Ohio), se le preguntó qué le pareció el mensaje de la conservadora Bachmann.

Boehner, a quien Obama reconoció antenoche como el líder actual de la oposición, aseguró que no pudo ver la presentación de Bachman. “Tenía –dijo – otras obligaciones”.