Obstáculos potenciales para la migración a Windows 7
28/09/2009
El control de la cuenta de usuario, el modo XP virtual y la situación económica son algunos de los escollos a salvar.

Fuente:  www.revistatcn.com    Fecha:  28.09.2009

Aunque Microsoft insiste en que el lanzamiento de Windows 7 facilitará la creación de negocio para todo el sector TIC y, en especial, para sus socios de canal, hay ciertos obstáculos a la hora de que las empresas realicen su migración al nuevo sistema operativo. En primer lugar, el gigante de Redmond no está ofreciendo una actualización de Windows XP a Windows 7, y a cambio exige a los usuarios que quieren actualizar su hardware que instalen desde cero el producto. Esto implica que los usuarios deben realizar back ups de sus archivos personales a alguna unidad de almacenamiento externo, borrar todos los datos del disco duro, instalar Windows 7 y transferir de nuevo las carpetas y reinstalar las aplicaciones, incluyendo todas sus actualizaciones.

La situación económica es otro punto que juega en contra de Windows 7. Muchas empresas sustituyen su antiguo sistema operativo cuando adquieren nuevos equipos, un gasto que en muchos casos se ha eliminado de los presupuestos. Puesto que Microsoft ha desarrollado Windows 7 para que sea mucho más ligero de modo que pueda funcionar en los miniportátiles –y en PCs antiguos-, muchas compañías podrían optar por actualizar las máquinas que ya poseen aunque, en este caso, también hay negocios que son reticentes a asumir los costes asociados en tiempo –por testeo del sistema, trabajo de backup, etc.- que conlleva una actualización.

Tras el fracaso de Vista, los VARs se muestran escépticos hacia el negocio de soporte, desarrollos y servicios que podrían obtener a raíz de las contrataciones de licencias de Windows 7. Según un informe de IDC patrocinado por Microsoft, por cada euro de una licencia de Windows 7 sus partners podrían obtener 20,5 euros. No obstante, ese mismo estudio con semejantes conclusiones se elaboró también con el lanzamiento de Vista.

Otra de las críticas a Windows Vista tiene que ver con la confusión producida por las seis versiones diferentes que Microsoft lanzó del sistema operativo. Con Windows 7, el gigante de Redmond insiste en que Windows 7 Profesional y Windows 7 Home Premium cubrirá las necesidades de la mayoría de los usuarios, pero aún así ha lanzado también ahora seis entregas del S.O. Por otro lado, de todos los puntos flacos atribuidos a Vista, el control de la cuenta de usuario (UAC- User Account Control) con sus múltiples alarmas es uno de las que Microsoft se ha dispuesto a mejorar con mayor presteza. No obstante, sigue siendo un fenómeno molesto para los que migren directamente desde Windows XP. Asimismo, Microsoft ha desoído las alertas de algunos beta-tester que afirman que el sistema UAC de Windows 7 presenta algunos fallos.

Por último, uno de los aspectos más alabados del lanzamiento de la versión 7 es la posibilidad de que Windows XP funcione de forma virtual en el nuevo S.O. De este modo, se facilita el trabajo a las pequeñas y medianas empresas que necesitan seguir utilizando las herramientas de productividad ya existentes en sus sistemas. No obstante, algunas firmas de seguridad han advertido que sin una correcta gestión –que no puede permitirse una pyme-, el modo XP en Windows 7 será blanco de ataques y un agujero de seguridad muy importante.