Pese a los avances tecnológicos, el 84% de los europeos siguen almacenando información personal en papel
07/11/2012
A pesar del avance de las TIC en muchos aspectos de la vida diaria, la realidad nos muestra que el papel sigue siendo el soporte preferido de muchos europeos para almacenar información.

Fuente:   www.rrhhpress.com

En este sentido, el 84% de los europeos siguen almacenando algún tipo de información personal en papel, según se desprende de un estudio sobre prevención del fraude de identidad encargado por la empresa Fellowes a Dynamics Marketen, realizado sobre una muestra de más de 5.500 personas mayores de 18 años en Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, España, Italia, Polonia, Rusia y Bélgica.

Según el estudio, no es raro encontrar direcciones de correo, contraseñas, datos bancarios en algún cajón o armario de casa, como manifiesta del 26% de los encuestados, o en monederos y bolsos, como dice el 25%, a la vista de posibles miradas indiscretas. Pero lo más significativo de este informe es que solo el 27% de los europeos manifiesta triturar siempre todos los documentos en papel con información personal antes de tirarlos a la basura.

El 73% no realiza esta tarea, según el estudio, por dos razones fundamentalmente: porque no tiene una trituradora de papel (34%) y porque piensan que la tecnología de estos sistemas no es lo suficientemente buena (33%).

Además, de este 73%, el 15% considera que no hay riesgos asociados a una destrucción inadecuada de los documentos -de hecho, un 4% no encuentra razones para triturar todos los papeles con información personal antes de tirarlos a la basura- mientras que un 6% asegura simplemente no tener tiempo para hacerlo.

“La realidad nos muestra que los usuarios no son cuidadosos con la información en papel. De hecho, el informe manifiesta una escasa sensibilidad hacia los riesgos que supone la exposición de nuestra información a miradas indiscretas y una destrucción inadecuada de la misma, cuando ambas son imprescindibles a la hora de proteger nuestra identidad ante posibles fraudes”, afirma Héctor Barak, director general de Fellowes Ibérica.