Santander compra Isban a Banesto, su fábrica de plataformas tecnológicas
04/09/2007
El banco presidido por Ana Patricia Botín ingresa 41,2 millones por el 51% de Isban

E. Contreras. Madrid. El Santander ha dado un nuevo paso en la estrategia de acumular las fábricas que dan servicios a sus distintas filiales. El pasado mes de junio compró a Banesto el 51% que no controlaba de Ingeniería de Software Bancario (Isban), la sociedad que diseñó y se ocupa de mantener a punto y a la última el esqueleto tecnológico que soporta los negocios del grupo en medio mundo.

Isban es una compañía creada por Banesto para desarrollar su propio sistema tecnológico cuando estaba al frente del departamento José María Fuster –hoy director general de Operaciones y Tecnología del Grupo– y presidía el banco Alfredo Sáenz.

En mayo de 2002, siendo ya Sáenz consejero delegado del Grupo, el Santander optó por dejar a un lado los sistemas heredados del antiguo Banco Santander y del BCH e implantar la tecnología de Banesto, puntera en el sector. Inyectó 30 millones de euros en Isban a cambio del 49% del capital, cuyo valor se cifraba en 61 millones. El pasado mes de junio, el Santander pagó 41,2 millones por el 51% que controlaba Banesto, lo que eleva a 80,78 millones de euros la tasación de la compañía, realizada por un experto independiente para la transacción.

Es dueña del Partenón

Uno de los productos estrella de la sociedad es la plataforma Partenón que el Santander implantó en sus miles de oficinas en España y utiliza para rentabilizar al máximo las grandes incursiones en el exterior. Fue una de las principales armas para ajustar los costes e impulsar el negocio en Abbey, y cuenta con ella para poner en valor rápidamente a Antonveneta y crecer en Italia, si adquiere ABN Amro junto a sus socios Royal Bank of Scotland y Fortis.

Una de las virtudes de Isban es que gestiona el Partenón como si fuese en sí una empresa de software, lo que facilita la rápida implantación en cualquier filial, negocio o unidad. El mismo Santander estimó ya hace cinco años que la plataforma le permitiría ahorrar 250 millones al año al simplificar procesos y reducir la subcontratación y equipamientos. Ambos planeaban sacar el sistema al mercado y venderlo a otras entidades, pero la idea se desechó para centrar esfuerzos en implantarla en España, Abbey, Portugal y en el negocio de financiación al consumo en Europa.

El cliente, en un vistazo

La tecnología impulsada por Isban facilita una visión integrada del cliente con una única base de datos. Una solución que descubre al detalle las necesidades del cliente, ayuda a segmentar a la clientela y atenderla desde múltiples canales, además de medir el grado de aceptación o conocer la rentabilidad de los productos desde el lanzamiento. Por otro lado, contribuye a reducir costes al descargar a la plantilla de las tareas más burocráticas. Un fruto del sistema es el plan Comisiones Cero con el que el Santander puso en jaque al sector, según destacó la revista The Banker cuando reconoció al Partenón como mejor sistema tecnológico de la banca en el mundo.

La operación encaja dentro de la reordenación de filiales de Banesto, que en su última junta fusionó muchas de ellas. Junto a Isban transfiere a la matriz Grupo Eurociber, Banesto Servicios y Tecnología Aplicada, Virtual Payments y Banesto B2B, y antes de eso fusionaron el negocio de seguros. Y es que es estrategia del grupo controlar las fábricas que surten de productos y servicios a sus filiales. Entre sus unidades globales, figuran la de Tarjetas, Seguros, Gestión de Activos y Crédito al Consumo.