Los 'smartphones' son para el verano
10/07/2013
Múltiples dispositivos tecnológicos ocuparán un hueco en la maleta de los españoles durante este verano y los 'smartphones' serán la herramienta más utilizada para compartir las vacaciones tras crecer un 55% en dos años.

Fuente:  www.cibersur.com

Además, muchas ciudades ya han instalado múltiples puntos de acceso WiFi gratuitos, los hoteles ofrecen conexiones inalámbricas a sus clientes y las operadoras de telefonía lanzan ofertas y promociones para permitir acceso a Internet a sus clientes durante un período.

Los españoles quieren dispositivos ligeros que faciliten la movilidad, que les permita seguir conectados a su vida digital, comunicarse con sus amigos y seres queridos, e incluso realizar esas pequeñas gestiones del día a día.

El director de marketing de HP España, Salvador Cayón, ha afirmado que "estamos siendo testigos de una revolución digital". La industria informática ha tenido que adaptarse rápidamente a las nuevas necesidades de los usuarios que demandan dispositivos más ligeros, más intuitivos y con baterías de mayor duración.

Según un estudio de Google, el uso de smartphones en España se ha incrementado un 55% en dos años, así como el uso de tablets, que ha aumentado un 21% durante el último año.

"Si vas a viajar con tus dispositivos móviles, conviértelos en tus aliados. Pueden ser muy útiles para descubrir rincones con encanto de nuestro destino vacacional, para traducir carteles o el menú de un restaurante si viajamos al extranjero, o incluso para comprobar los horarios de trenes y autobuses locales", subrayó la psicóloga y terapeuta familiar, Blanca Matalobos.

Por otra parte, Matalobos ha recomendado hacer un uso responsable de la tecnología en general, y en verano en particular, destacando las vacaciones como "el mejor momento para desestresarnos y recargar baterías. Y es que, a veces, seguir conectados al trabajo, estar más pendientes de las redes sociales que de los amigos que tenemos al lado, o dejar que los niños pasen horas con videojuegos, puede generar mayor estrés. Y desde luego puede amargarnos las vacaciones".