Tecnología, aerolíneas y autos, lo más atractivo de Europa
10/06/2013
Financiero, sanitario y turístico son los tres sectores europeos que mejor comportamiento registran en el año, con revalorizaciones en Bolsa que oscilan entre el 13% y 11%. Un entorno macroeconómico incierto y de gran volatilidad en los mercados se ha convertido en el escenario perfecto para que los inversores apostaran por valores más estables y cuya evolución no estuviera ligada al devenir de los acontecimientos.

Fuente:  www.cincodias.com

Sin embargo, la situación puede que empiece a invertirse en los próximos meses. Pero para que esto suceda habrá que esperar a ver si se convierten en realidad las expectativas. No sería la primera vez, ni tampoco la última, que las perspectivas más optimistas finalmente caen en saco roto. En los últimos dos años los atisbos de recuperación terminaron por no cuajar debido a los brotes de crisis de deuda. Los repuntes de los diferenciales de países como España e Italia hicieron temer lo peor y todo ello tuvo su reflejo en las Bolsas.

Rotación de carteras

Después de varios intentos fallidos, los datos que llegan desde el otro lado del Atlántico alientan la recuperación. Con este optimismo como telón de fondo, los analistas apuestan por una rotación de carteras desde los valores defensivos con elevada rentabilidad por dividendo a otros de corte más cíclico.

Siguiendo esta línea se encuentran las recomendaciones de Rubén de la Torre, gestor de renta variable de Inversis Banco. El experto señala que desde la firman “se muestran positivos respecto a los valores cíclicos” y cree que el comportamiento de los defensivos como salud o alimentación han funcionado muy bien hasta la fecha pero que, a día de hoy, se encuentran caros y su potencial de crecimiento empieza a limitarse.

En una época en que la renta fija ha dejado de tener el interés de tiempos pasados, los sectores de corte defensivo han recibido el dinero que salía del mercado de deuda. El hecho de que fueran más seguros y su elevada rentabilidad por dividendo eran la clave de su atractivo.

Ante el nuevo escenario que se plantea, de la Torre escoge al tecnológico, los materiales básicos y los transportes como los sectores que mejor comportamiento pueden llegar a registrar de aquí a final de año y siempre y cuando se confirmen las expectativas de recuperación ya no solo en Europa sino en EEUU y en los emergentes. Para efectuar esta selección el experto toma como referencia el precio actual así como las expectativas de crecimiento de beneficio por acción entre 2013 y 2014.

Respecto al sector bancario, uno de los más castigados a lo largo de la crisis, desde Inversis creen que existe una gran dispersión y apuestan por valores concretos como BNP Paribas o Deutsche Bank.

Miriam Fernández, de Ibercaja, aconseja disponer de una cartera diversificada en la que se incluyan tanto sectores cíclicos –que de confirmarse las perspectivas de crecimiento pueden convertirse en el gran impulso que tire de la recuperación del mercado–, como de valores de corte más defensivo, que garantizarían una protección en caso de que finalmente las previsiones no se hicieran realidad.

Así, y dejando a un lado el sector alimentario, de bebidas y el retail, que según sus análisis están caros contra mercado y respecto a su media histórica, Fernández se decanta por el sector de los medios, el automovilístico y el de materiales básicos.

En referencia al sector de los medios, las analista señala que a pesar de las caídas de la publicidad, este sector combina dos fórmulas de negocio. Una de corte más cíclico ligada a los anunciantes y que en caso de confirmarse la recuperación podría sufrir un fuerte incremento; y otra relacionada con las suscripciones. Esta última goza de una mayor estabilidad y podría compensar la volatilidad de la anterior, además de disponer de una rentabilidad por dividendos suculenta. En lo que va de año, el sector de los medios ha conseguido salir airoso con ascensos en Bolsa superiores del 6%. MediasetEspaña, con una revalorización del 19% es uno de los exponentes de la buena evolución experimentada por las compañía de este sector.

Respecto al automovilístico (+11,44%) y los materiales básicos (-19,11%),Miriam Fernández advierte de la exposición de estos a la evolución de los países emergentes, cuyo crecimiento se ha moderado en los últimos meses y ha sido la principal razón que explica el pobre comportamiento de las empresas que tienen como base de negocio el carbón o el hierro.

No obstante, Fernández cree que el sector de materiales básicos ha sufrido un fuerte descenso y que en los próximos meses el mercado puede asistir a una recuperación de estas compañías. Trasladando esta tesis al caso español ArcelorMittal sería uno de los mejores ejemplos. Después de haberse dejado un 26%y formar parte de los valores del Ibex que peor lo están haciendo, algunas firmas creen que pueden recuperar parte del terreno perdido de aquí a final de año.
Por su parte, Ignacio Cantos, director de análisis de ATL Capital, recomienda infraponderar utilities (0,01%), telecomunicaciones (7,19%) y productoras de alimentos (6,57%), y ve en el automovilístico y las aerolíneas (11,13%) los sectores que acumulan un mayor potencial de crecimiento.

Esta línea también es defendida por Miguel Jiménez, de Renta 4, que se muestra optimista con la recuperación que llega desde EE UU y cree además que por comportamiento relativo, los materiales básicos deberían hacerlo mejor.

Sector financiero

Desde Self Bank, Victoria Torre, responsable de análisis y producto, cree que los esfuerzos realizados por el sector financiero europeo para reducir sus costes así como las plusvalías generadas por las desinversiones y venta de activos no estratégicos pueden ser premiados por los inversores. A todo ello hay que sumarle el hecho de que muchas de las entidades financieras cotizan actualmente por debajo de su valor en libros, y a ratios PER relativamente bajos. No obstante, la experta matiza que uno de los principales catalizadores “ no es tanto la posibilidad de rentabilidad de su negocio a medio y largo plazo, como su infravaloración”.

Fuera de este escenario, se hallarían las firmas españolas, que quedan al margen de las recomendaciones no solo de Self Bank sino de gran parte de las casas de análisis.

El otro sector que según Victoria Torre podrían sorprender al mercado sería el de las telecomunicaciones, uno de los más castigados desde el inicio de las crisis. El gran problema de estas compañías es su elevado nivel de endeudamiento. “No obstante, muchas de estas empresas están ya inmersas en un proceso de desinversión y si consiguen reducir su deuda, su alta capacidad para generar caja, su tradicional filosofía de reparto de dividendo y la caída acumulada de su cotización pueden convertirlas en una buena opción de inversión”, indica la experta.

Aunque la mayoría de los analistas apuestan por una rotación de las carteras hacia valores de corte cíclico, en los últimos días el mercado ha sido testigo de las dudas que empieza a despertar la recuperación económica.

La posibilidad de que la Fed retire las medidas de estímulo pone nerviosos a los inversores después de meses en los que los bancos centrales han servido de apoyo a los índices bursátiles. Junto a la retirada del programa de compra de bonos el otro elemento inquietante pasa por los países emergentes.Con una eurozona en punto muerto, tal y como señaló esta semana la directora del FMI, Christine Lagarde, la débil evolución de los mercados emergentes está provocando la aparición de “tendencias sombrías”.

En un momento en que la demanda del Viejo Continente sigue atravesando sus horas bajas, EE UU y los países en desarrollo se han convertido en la apuesta de las grandes compañías. Tan solo basta con echar un vistazo a los resultados de las empresas españolas.Aquellas que han hecho de la diversificación su principal estrategia han sido las que mejor han resistido al temporal.Sin embargo, si ahora países como China le pisan el freno, la tan ansiada recuperación podría hacerse de rogar unos meses más.